Publicado el

Mirada de la semana: Graciela Iturbide

© Graciela Iturbide
© Graciela Iturbide

La obsesión por encarcelar el tiempo es el mantra del fotógrafo del siglo xxi, y ya era así durante buena parte del siglo xx. El aquí y el ahora, meter en un recuadro el instante preciso, disparar (¿disparar?) en el momento justo. Graciela Iturbide (Ciudad de México, 1942) hace justo lo contrario. Ella no es una fotógrafa veloz, no se lanza como un felino para fotografiar ese instante perfecto. Graciela Iturbide compone fotografías, y la composición requiere más tiempo. Si el fotoperiodismo es fugacidad, la composición de Graciela Iturbide es reflexión.

A lo mejor carezco del “ojo de lince” del que habla Cartier-Bresson, soy más reposada, me quedo con lo que está allí, estático. Antes que el tiempo, me interesa la plasticidad del símbolo.

© Graciela Iturbide
© Graciela Iturbide

Precisamente ese interés en la composición de la imagen hace que la fotografía de Graciela Iturbide transite el camino que separa el documental de la poesía. No hace fotografía-ficción, sino que realiza una interpretación poética de la realidad, en busca de su valor simbólico, de su significado más allá de lo puramente denotativo.

Creo que todos los fotógrafos hacemos fotografía documental, pero después todo depende de la interpretación de cada quien, si hay más o menos poesía, o imaginación. Pero si insisto sobre el asombro, es porque éste tiene que ver con el mundo que llevas atrás o adentro.

© Graciela Iturbide
© Graciela Iturbide

La belleza de la fotografía de Graciela Iturbide está intrínsecamente relacionada con su forma de relacionarse con los seres humanos. No hay denuncia, no hay sermón, no hay mitin; no hay curiosidad entomológica, no hay superioridad, no hay distancia creativa. Compone (compone, no dispara) imágenes de un profundo humanismo, de un reconocimiendo de sí misma en el otro. Las fotografías de Graciela Iturbide hablan de respeto, de dignidad, de humanidad.


Página Web de Graciela Iturbide

Revista Poética Almacén, sobre Graciela Iturbide.

Óscar Colorado: «Graciela Iturbide: Señora de los símbolos»