Mirada de la semana: Ignasi López

© Ignasi López

© Ignasi López

En algún momento de la trilogía de la Fundación, del escritor norteamericano Isaac Asimov, unos personajes llegan a la Tierra, abandonada muchos años atrás por la especie humana. Una Tierra que había llegado a estar cubierta en cada centímetro cuadrado por metal, un planeta que había eliminado cualquier rastro de naturaleza, de vegetación o del elemento que le da nombre: la propia tierra. Sin embargo, a la llegada de esos personajes se descubre que el suelo metálico está resquebrajado, y por las vetas abiertas se cuelan arbustos, ramas, raíces y huellas de un paisaje natural que vuelve a tomar paulatinamente el control.

La dialéctica entre el futuro y la naturaleza es una constante en la obra de numerosos autores de ciencia ficción. En la obra de Asimov, de Ballard, de Dick, de muchos otros, el paisaje natural está siempre presente entre el amasijo de cables y metales en el que se ha convertido la cotidianeidad. El paisaje natural forma pervive en el propio ADN del ser humano, que conserva el paraíso perdido en algún lugar de su cerebro. Y, seguramente, Ignasi López es el autor que mejor ha sabido fotografiar esa dialéctica.

© Ignasi López

© Ignasi López

Ignasi López fotografía la humareda que hay después de la batalla encarnizada entre humanidad y naturaleza. La batalla ya ha tenido lugar y sus fotografías son los restos del naufragio, las huellas de lo que queda de esa guerra. Las imágenes de Ignasi López son un adelanto a los arqueólogos del futuro, una muestra de lo que verán nuestros descendientes cuando giren la vista hacia atrás. El extrarradio, la periferia urbana, los huertos junto a la ciudad, los restos de antiguas superficies deportivas, los sueños de una civilización que ha fallado y que ha sido devorada por el suelo. Ignasi López es un cronista del futuro que ha venido para contarnos cómo ha sido nuestro propio final.


Página Web de Ignasi López

Agroperifèrics

Editorial BSide Books

Twitter: @ignasi_lopez