Publicado el

Mirada de la semana: Jesús Madriñán

© Jesús Madriñán
© Jesús Madriñán

«Romper la cuarta pared» es un recurso dramático (y a veces cinematográfico) en el que el autor, por medio de sus personajes, invade el espacio que hay entre obra y espectadores, interpelándolos directamente. En el teatro, el intérprete suele invadir el proscenio y dirigirse a la audiencia, apartándose de su propia ficción o, más bien, arrastrando al público dentro de ella. Los autores se dividen en dos bandos con respecto a la ficción: los hay que buscan la inmersión en la realidad ficcional y los hay que prefieren subrayar la condición de ficción de la obra. Apariencia de realidad y reafirmación de la ficción.

Jesús Madriñán (Santiago de Compostela, 1984) abraza su condición de fotógrafo de estudio, aunque para ello tenga que llevar el estudio a cualquier parte a la que va. Madriñán no pretende reflejar «la realidad tal y como es», sino que rompe una especie de cuarta pared fotográfica para mostrar la realidad tal y como fue construida al presentarse a través de un objetivo. Para ello juega con el contraste: ya sea en un pub nocturno londinense o en una discoteca enclavada en algún punto del rural gallego, Jesús Madriñán prepara el encuadre, la luz, la posición del modelo como si estuviese en su propio estudio, y luego le pide a los protagonistas que posen como quieran. Y ahí construye un espacio dentro de otro espacio, un estudio dentro del bullicio externo, una verdad sin trampas posibles: esto es una fotografía, parece decirnos, sin engaños. Y eso lo hace tan real como el fotoperiodismo más consagrado.

© Jesús Madriñán
© Jesús Madriñán

Y precisamente en su serie «El estudio» es donde Madriñán reflexiona sobre su propio espacio creativo, sobre el proceso de composición, sobre la construcción de la imagen final. Lleva el estudio fuera, mientras que vacía el propio estudio, que aparece como un bodegón, sin modelos dentro. Dice Xián Rodríguez: «Se trata de descomponer el género del bodegón, retratado tanto al artista y su proceso creativo como al propio género, y hacer que esas naturalezas suspendidas adquieran el compromiso de ser elocuentes, revelando la realidad de la que se derivan.»

CTA-premium-con-precio


Página Web de Jesús Madriñán

Cuenta twitter de Jesús Madriñán: @jesusmadrinan