Publicado el

Graffiti contra balas, por Paty Godoy y Juan Camilo Castañeda

Entre los años 2001 y 2003 la zona de la Comuna 13 en Medellín, se convirtió en escenario de una guerra que tuvo como protagonistas a milicias, guerrillas, paramilitares y Fuerza Pública. Década y pico después, la Comuna 13 ha cambiado de aspecto a partir de la iniciativa de sus propios habitantes. Paty Godoy y Juan Camilo Castañeda siguen la ruta del «Graffitour», un recorrido urbano grafitero por el barrio, en un reportaje para el 360º sobre Medellín, del que dejamos aquí un pequeño adelanto.


A finales del siglo pasado Medellín era una de las ciudades más violentas del mundo. De entre todos las zonas calientes de la capital paisa, una destacaba por encima del resto: la Comuna 13.

En las laderas de los cerros del sur de Medellín se localizaba una de las zonas más violentas que durante años había quedado abandonada por el Estado y en la que, a principios del siglo XXI, los distintos grupos armados legales e ilegales campaban a sus anchas en un casi estado de excepción perpétuo con una cuota diaria de sangre. Poco más de un decenio después de aquellos lúgubres días y, aunque no se puede decir que los problemas de esta parte de Medellín hayan desaparecido, la situación es radicalmente diferente.

Los grandes esfuerzos de los movimientos ciudadanos y también de las últimas corporaciones municipales han logrado cambios muy significativos en la Comuna 13 y no sólo de carácter urbanístico, educativo y sociosanitario. También hay un destacable y nada despreciable cambio de apariencia, de aspecto, en las calles del barrio: la piel de estas rúas luce diferente, lozana, atractiva.

Hoy la Comuna 13 presenta ufana y orgullosa muchos de sus cambios en un recorrido urbano llamado «Graffitour» organizado por los artistas y músicos de Casa Kolacho, un centro cultural comunitario del barrio. A partir del trabajo cotidiano de, entre otros, Jeihhco —del grupo de rap C15—, de su compañero Daniel Felipe Quiceno (artista grafitero con alias «El Perro») y de Kabala, músico, profesor y guía del «Graffitour», este recorrido por la Comuna 13 nos demuestra cómo la cultura hip-hop es más fuerte que las balas y como el arte es, siempre, un motor de cambio, un motivo de esperanza.

(…)

Para leer el artículo completo, suscríbete ahora a Altaïr Magazine por un año  con un 20% de descuento y 5 meses de acceso gratuito al quiosco digital Ztory.