Publicado el

Un horizonte levantado, por I. Piedrahita y D. Estrada

Medellin Estrada
Fotografía de David Estrada Larrañeta

La extraña, accidentada y diferente geografía física de Medellín permite a Ignacio Piedrahita Arroyave, geólogo y escritor, poner en pie en palabras el imaginario de un relieve agreste en una ciudad cuya orografía es fundamental para comprender su idiosincrasia. Lo acompañan en su texto para el 360º sobre Medellín las magníficas fotografías de David Estrada Larrañeta. Ofrecemos ahora un adelanto de este artículo, en abierto para nuestros lectores.


Medellín yace estirada sobre un valle profundo y alargado de Sur a Norte, en el sentido del río que la recorre. De ahí que desde las calles del centro de la ciudad se vean levantarse más cerca las montañas de oriente y occidente, y un poco más lejos las del norte y el sur, pero al fin y al cabo montañas también, sólidas y enormes, aunque no del todo infranqueables. Si bien la ciudad nació en la parte baja de ese valle, año tras año va trepando por las cuestas, de modo que, cada vez más, el verde de los potreros y las arboledas va disminuyendo, arrinconado contra las cimas por el color naranja del ladrillo cocido de las construcciones.

La diferencia de altura que hay entre el fondo del valle, llamado de Aburrá por los indígenas que lo habitaban a la llegada de los españoles, y la cima de sus montañas es de algo más de mil metros verticales. De ahí que la temperatura arriba sea fresca y vaya calentándose a medida que descendemos por las laderas hasta el centro de la ciudad, donde se puede estar en camisa de manga corta durante todo el año. No hay estaciones tal como se conocen en Europa. Aquí llamamos «invierno» a las épocas de lluvia y «verano» a las de sequía, con apenas cambios en la temperatura. Suele llover en dos periodos del año si es que el clima se ajusta a la tradición: primero entre abril y junio, y luego entre septiembre y noviembre.

El horizonte levantado de las laderas, el río que sugiere una simetría entre el Este y el Oeste, y una vegetación que donde se lo permiten crece de manera exuberante, son al menos tres de los rasgos naturales que determinan la vida cotidiana y el lenguaje de la orientación en la ciudad. El Sol sale y se oculta casi a la misma hora durante todo el año, y gracias a las montañas que hacen de barrera, el valle se llena de luz antes de la aparición del disco solar, alrededor de las seis de la mañana, como si este le arrojara lumbre desde atrás de las cimas, mientras que al final de la tarde, después de que el sol se oculte, también a eso de las seis, queda en el valle un fulgor tibio sobre el que entra de golpe la noche vibrante.

El valle mismo y sus montañas son parte de la Cordillera Central de Colombia, una de las tres en que se dividen Los Andes al entrar por el sur del país. Esta cordillera es robusta en todo el departamento de Antioquia, de ahí que más allá de nuestras montañas haya más montañas, cumbres detrás de las cumbres. Por eso, para llegar por tierra a la ciudad siempre hay que atravesar sierras y cadenas montañosas. Los viajeros que venían del Caribe solían remontar en barco el río Magdalena hasta el río Nare, desde donde tomaban caballo, mula o buey hasta Medellín. En este último tramo podían gastarse una semana de penurias, especialmente si llovía, pero su esfuerzo se veía recompensado con la vista de la ciudad desde el alto de Santa Elena, en el Oriente.

El viajero francés Charles Saffray, que vino a la ciudad en 1860, describe la vista desde el alto de Santa Elena de la siguiente manera: «En la parte baja, a una profundidad de ochocientos metros, se abre el valle de Medellín, completamente bañado de luz. Cuando el viajero está en Santa Elena, parécele que se cierne sobre la ciudad, de la cual distingue las calles, los jardines y monumentos; y aquella vasta extensión de llanuras, limitada por las líneas azules de la Cordillera Central, que se ofrece de pronto a la vista del viajero después de la naturaleza monótona de la región fría que acaba de recorrer, produce una impresión cuyo recuerdo no puede olvidarse fácilmente. El panorama de Santa Elena es sin disputa uno de los más imponentes que se puedan ver; el viajero se detiene mudo de sorpresa, y después de algunos minutos de admiración, apresúrase a bajar por las tortuosas pendientes que conducen a Medellín».

(…)

Para leer el artículo completo, suscríbete ahora a Altaïr Magazine por un año  con un 20% de descuento y 5 meses de acceso gratuito al quiosco digital Ztory. O compra el especial sobre Medellín suelto en el kiosco de Magzter.

Publicado el

La ciudad de las flores, por Santiago Higuita

Captura de pantalla 2015-10-30 a las 11.54.04
Fotografía de David Estrada Larrañeta

Tradición arriera y herencia floricultora de más de 50 años, clima primaveral para la flora urbana, gran comercio de flores y embellecidos parques públicos y jardines convierten a Medellín en la ciudad de las flores. El periodista y rapero Santiago Higuita Posada escribe en el 360º sobre Medellín sobre la estrecha relación de la ciudad con las flores y la botánica. Todo acompañado de las excelentes fotografías de David Estrada Larrañeta. Ofrecemos el principio de este espléndido reportaje, gratis y en abierto para nuestros lectores.


La Placita de Flórez, uno de los mercados populares de flores y hortalizas más grandes de Medellín, despierta cuando la mayoría de personas duerme. A las tres de la madrugada el ruido de los automóviles en las avenidas del downtown, que al mediodía es de un tráfico infernal y caótico, se siente solo como un murmullo pasajero.

A estas horas bajo la reina noche las calles del centro de la ciudad son transitadas por vagabundos con sus fieles perros, borrachos sin un peso en el dril dando tumbos, serenateros de frac con sus guitarras a la espera del primer bus y algunas patrullas de policía que rondan con sus sirenas vigilantes.

En la Calle Colombia con carrera 39, en la entrada al barrio Buenos Aires, cerca de donde se construye la estación del nuevo tranvía, un convoy de viejos y destartalados Renaults 12 y jeeps Land Rover de los 70 arriban haciendo estruendo con su carrocería desajustada.

«¡Crac! ¡Crac! ¡Crac!», crujen en medio del frío nocturno.

En sus techos y maletas centenares de tallos de flores sobresalen en un collage de formas y colores. Son traídas desde los campos del Oriente cercano, a menos de una hora de Medellín, donde hay cerca de 1.500 hectáreas de cultivos de flores en invernaderos y al aire libre. A esta pequeña placita llegan los floricultores para surtir a muchas de las 87 floristerías que figuran en la guía telefónica, a los puestos de ventas en más de 50 templos, salones de banquetes y funerarias de la ciudad.

En las habituales madrugadas del sábado pueden llegar a la placita más de 300 comerciantes de flores. La mayoría pequeños productores de Santa Elena y San Cristóbal, corregimientos donde las heladas de 14 grados centígrados de temperatura permiten el cultivo de diversas especies florales.

También se ven otros pocos cultivadores artesanales de lugares cercanos como Guarne y La Ceja, el tercer municipio con mayor exportación de flores cortadas en Colombia; desde este pequeño pueblo, donde se instalaron las primeras floristerías en la década de los 70, salen hortensias para Japón, crisantemos para Estados Unidos —cada febrero de San Valentín se exportan unos 650 mil tallos—, claveles para Reino Unido y Canadá. En la placita además hay algunos vendedores peregrinos de la sabana de Bogotá, que llegan por temporadas a feriar sus productos, sobre todo claveles y rosas.

—Antes las flores eran más escasas —murmura Jaime Mosquera, apostado sobre una caja registradora donde diligencia decenas de facturas—. Hoy en día hay muchos cultivos de flores. Antes la gente tenía que madrugar bastante si quería conseguirlas. Ahora se encuentra mucha variedad y a cualquier hora.

Jaime está al frente de Indiana Flowers, un pequeño local atestado de canastas y productos de jardinería, desde donde despacha más de 1.500 cajas de flores las madrugadas de los sábados. Y no solo para mayoristas. Vendedores de flores al detal llegan allí para comprar las rosas que luego venderán a los enamorados en los bulevares de Junín y la 70.

Tiene 67 años y una barba gris. Ya siendo niño trabajaba con las flores. En 1959 vino por primera vez a la Placita junto a su madre, quien le enseñó los secretos del negocio.

—De aquí fue de donde salió la primera vez el Desfile de Silleteros. Los floricultores que venían de Santa Elena, traían sus flores y las vendían por todo Medellín —recuerda Jaime cómo era entonces esos años—. Aún hay personas que vienen. Pero eso de cultivar y vender ya no funciona. Es mejor dedicarse a una sola cosa.

(…)

Para leer el artículo completo, suscríbete ahora a Altaïr Magazine por un año  con un 20% de descuento y 5 meses de acceso gratuito al quiosco digital Ztory.