Publicado el

Mirada de la semana: Alberto Lizaralde

© Alberto Lizaralde
© Alberto Lizaralde

Una vez una persona fue al psicólogo, buscando combatir un estado de ansiedad y pánico vital que la tenía bloqueada. Se había quedado sin armas para combatir la presión cotidiana, defenderse del día a día, conseguir que el mero hecho de vivir no fuese una cuestión de sobrevivir a la asfixia. Meses después, con la ansiedad mucho más a raya, esta persona le contaba a un amigo todo lo que había sucedido, el proceso de derrumbe y posterior reconstrucción paulatina. El amigo la miró y dijo desconcertado: «Pero… ¿esto no nos pasa a todos?».

Dice Alberto Lizaralde (Madrid, 1979) que «todos pasamos por buenos y malos momentos en la vida, una y otra vez, sin cesar. Yo pasé por uno de esos ciclos y lo transformé en este proyecto. Esta fue mi historia, pero bien podría haber sido la tuya». El proyecto del que habla Lizaralde se llama «Everything will be ok (Todo va a salir bien)» y es un ejercicio autobiográfico, a medio camino entre la catarsis, la confesión y la ficción, de algo tan reconocible como la crisis personal que cualquiera de nosotros puede llegar a vivir en el momento más inesperado y sin una sola razón concreta que lo explique todo.

© Alberto Lizaralde
© Alberto Lizaralde

Lizaralde no se guarda nada en sus fotografías. Las grietas, las heridas, las cicatrices, la sangre. Las cenizas, las lágrimas, los gritos, la cara hinchada por el llanto y la tristeza. Los abrazos. La risa liberadora. La aceptación y el final del túnel. Nada de lo que fotografía nos resulta ajeno, nada de lo que nos dice habla de los otros. Es un caso particular, es un caso universal. Sus fotografías somos todos nosotros.

Nada de lo que fotografía nos resulta ajeno, nada de lo que nos dice habla de los otros.

© Alberto Lizaralde
© Alberto Lizaralde

En su página web no hay ningún otro proyecto a la vista, todo gira en torno a «Everything will be ok» (¿Y por qué iba a haber alguna otra cosa?). Pero en una esquinita asoma el enlace a su blog, lleno de fotografías con el hashtag #fotodiario. Navegar por ellas es caminar por una cierta normalidad, con altos y bajos, con curiosidad, la que da husmear en las cosas de otro. Ver estas fotografías después de sumergirnos en la sesión personal y descarnada de «Everything will be ok» da una cierta sensación de alivio. Como si Alberto Lizaralde nos estuviese diciendo que, efectivamente, todo ha acabado por ir bien.


Página web de Alberto Lizaralde

Tumblr del autor

Instagram @lizaralde

Twitter: @lizaralde

CTA-premium-con-precio

Publicado el

Mirada de la semana: Román Yñán

© Román Yñán
© Román Yñán

En la redacción alguien contaba de una amiga suya que no arrancaba las malas hierbas de su jardín. De hecho las cultivaba. Las recortaba, las podaba y las ordenaba, dando una extraña y hermosa apariencia de desorden ordenado. Exactamente como hace Román Yñán (Barcelona, 1976) con sus fotografías, donde nada sobra, nada está mal, nada merece ser arrancado como si fuera una mala hierba cualquiera.

El objeto de las fotografías de Yñán es el más cercano posible. Él mismo, su cotidianeidad, su familia, su esposa, sus hijos, su casa, sus exposiciones, sus vacaciones, su trabajo, su lugar de dormir, de comer, de ver la televisión. Yñán hace un trabajo que se aproxima al diario personal, a los apuntes rápidos, y mucho menos a la documentación exhaustiva. El reconocimiento es completo: su familia es nuestra familia, su casa es nuestra casa. Son «slices of life» en el sentido más literal del término.

© Román Yñán
© Román Yñán

Esto no significa que no haya una preparación, un estudio o una conceptualización de las fotografías de Yñán. Ni tampoco que los «fragmentos de realidad» estén exentos de teatralidad, de composición o de mirada a cámara. Como sucede en la realidad, si nos paramos a pensar en ello, donde ponemos caras para enfatizar sentimientos o donde esas caras salen solas, donde impostamos la voz o gritamos sin poder evitarlo. En la serie «Self & Son» el juego se coloca directamente sobre la mesa, sin más vueltas. Lo explica el propio autor:

Self & son series surge de la necesidad de jugar y de introducirme a mí mismo en el juego fotográfico que mi hijo propone. Mi hijo dirige el encuadre. Mi hijo me dice lo que tengo que hacer. El resultado crea un dibujo, un autorretrato y una parodia del padre/fotógrafo en el flujo constante de fotografiar el dia a dia familiar.

© Román Yñán
© Román Yñán

Hay una serie de Román Yñán llamada «Self series». En ella, en cada una de las fotografías podemos ver el reflejo del flash. El flash, ese elemento denostado por tantos fotógrafos y que, si aparece, es rápidamente borrado a través del retoque digital. Yñán poda, arregla y coloca el foco de atención en el reflejo de ese flash. No hay malas hierbas en sus fotografías, solo hierbas cotidianas.


Web de Román Yñán

Diarios Fotográficos

Instagram de Román Yñán

CTA-premium-con-precio

Publicado el

Mirada de la semana: Elisabeth Sunday

Sunday tuareg
© Elisabeth Sunday

Occidente mira a los lugares más remotos de sus capitales y ciudades con asombro y una cierta veneración. «Ellos», aquellos sitios desconocidos que se apartan del orden establecido por la cultura y la civilización que tanto tiempo se ha tardado en construir, piensan. Pero son lugares estáticos y cerrados, son observados como parques temáticos, como espectáculos enjaulados que no varían ni fluctúan con el paso del tiempo. Como si la evolución no fuese cosa de ellos, como si el movimiento nos perteneciera solo a nosotros.

Las fotografías de Elisabeth Sunday no dan por sentado esto en absoluto. De hecho es al contrario: ella fotografía esos territorios lejanos (para nosotros) partiendo de la base de que todas las sociedades están en un estado de movimiento constante y el conflicto y la oposición, los elementos que provocan los avances, están siempre presentes

© Elisabeth Sunday
© Elisabeth Sunday

Dice Elisabeth Sunday que fotografía «a personas que siguen viviendo con los ritmos y los ciclos de la naturaleza en el mismo entorno al que han llamado hogar durante miles de años». Y de eso se trata: de reflejar en sus imágenes cómo se integra el ser humano con su entorno natural. A veces son tuaregs, relacionándose con el cielo y las estrellas que les orientan; a veces son los pescadores que se fusionan con los peces que consiguen, en un vínculo que va más allá del meramente alimenticios.

© Elisabeth Sunday
© Elisabeth Sunday

Ese animismo centra gran parte de su trabajo, donde las figuras se alargan y se vuelven líquidas, por medio de espejos que no son deformantes, sino clarificadores. En palabras de Sunday: «Un tema común en mi trabajo es que se entremezclan formas humanas y animales o vegetales en la base de la imagen para demostrar la interconexión de la vida tan bien entendido por las personas animistas.»


Blog de Elisabeth Sunday

Field Notes, Africa

Studio Notes

The Africa Portfolios

Entrevista en Another Africa (en inglés)

CTA-premium-con-precio

Publicado el

Mirada de la semana: Roser Vilallonga

La Habana - 1999
La Habana – 1999 – © Roser Vilallonga

«Inmersos en esta vorágine de acontecimientos, en este afán de prosperar, olvidamos a menudo que existen otras realidades: que el mundo no se acaba cuando tu equipo favorito pierde tal o cual campeonato, ni se hunde cuando te despiden del trabajo, y mucho menos cuando te deja el/la novio/a…»

Si algo ha sabido y sabe fotografiar Roser Vilallonga es la supervivencia. Tal vez porque ella misma es, en cierto sentido, una superviviente, y cuando pulsa enfoca su cámara sabe recoger en la mirada de los otros los ojos de los que viven a toda costa, sobre todas las cosas, pese a todo. Roser Vilallonga retrata a los olvidados, a los excluidos, a los que están en los márgenes. Pero sobre todo retrata su determinación de aferrarse a la vida.

Kukes - 1999
Kukes – 1999 – © Roser Vilallonga

Ya sea en la Cuba de hace década y pico, en Chiapas en pleno conflicto, en Kosovo junto a los refugiados, Roser Vilallonga coloca en primer plano a los niños y a las mujeres, a los más débiles dentro de esos márgenes de la civilización. Y llama la atención cómo no renuncia a enseñar la risa, los momentos de descanso y de alivio, la cotidianidad. El foco en el aquí y ahora de hombres y mujeres que son en sí mismos un acto de resistencia.

Acteal (Mexico) - 1998
Acteal (Mexico) – 1998 – © Roser Vilallonga

La fotografía de Roser Vilallonga no es simple denuncia, ni fotoperiodismo destilado y neutral. Su fotografía es humanista y su mirada un acto moral. Roser toma partido y nos obliga a tomarlo con ella.


Página web de Roser Vilallonga.

Twitter de Roser Vilallonga: @roservilallonga

Publicado el

Mirada de la semana: Alfredo Cáliz

Captura de pantalla 2015-11-24 a las 12.06.18
© Alfredo Cáliz

A veces esta sección puede convertirse en una obviedad. ¿Tiene sentido destacar el trabajo de Alfredo Cáliz a estas alturas, de asombrarnos de su trabajo como si fuese la primera vez que lo vemos?

En realidad sí. Alfredo Cáliz no cree que la fotografía periodística sea un espejo de la realidad, no cree en la función de mero transmisor del fotoperiodista, no cree que la foto hable siempre por sí misma. El fotógrafo elige, decide qué se va a ver y cómo, otorga sentido a la imagen cuando encuadra y dispara. Por eso no es un fotógrafo que ametralle la realidad con ráfagas de «clics». En cierto sentido Alfredo Cáliz sigue comportándose como si la cámara no fuese digital y hubiese que vigilar que no se agotasen los carretes.

Las fotografías de Alfredo Cáliz son una unidad semiótica en sí mismas. Y como tales, no tienen una verdad intrínseca dentro de ellas, sino que necesitan de una interpretación para configurar una de las formas de la verdad.

Captura de pantalla 2015-11-24 a las 12.08.09
© Alfredo Cáliz

Dice el propio Alfredo Cáliz:

Había observado como a veces las palabras son las que le dan verdad a las imágenes. Por ejemplo en unos de esos videos obtenidos con una cámara oculta donde a duras penas vemos dos figuras a las que previamente le han pixelado la cara, apenas se les entiende pero los subtítulos dicen; el polvo a 30 euros o tú me recalificas y yo te mando un regalito a casa. No vemos nada, todo está borroso pero las palabras dan veracidad, hacen creíble semejante barrillo visual. Es agradable y produce cierto alivio al fotógrafo el pensar que no son siempre ellos los que tienen que soportar la pesada carga de la verdad.

Sus fotos no soportan la carga de la verdad, pero ayudan a interpretarla. En ese sentido, Alfredo Cáliz es lo mejor que puede ser un fotoperiodista: el medio, y no el mensaje. La semiótica hace el resto.

Página web de Alfredo Cáliz

Publicado el

Mirada de la semana: Mònica Vidal

Monica Vidal

Dice el mandamiento principal del fotoperiodismo: que nunca se vea al fotógrafo. Como si fuese un árbitro de fútbol, el fotógrafo de actualidad se puede calificar de excepcional cuando pasa completamente desapercibido. En la fotografía más artística, las de estudio, los proyectos y composiciones que se alejan del naturalismo para elaborar una creación de otro tipo, el fotógrafo pasa a ser «artista» y su marca, su huella, puede llegar a ser tan importante como la obra en sí. El famoso dibujo en una servilleta de Picasso, donde nadie logra recordar qué dibujó pero sí recuerda nítidamente su firma en ella.

Mònica Vidal es una currante de la fotografía, de las que disfruta viendo todo siempre a través de un visor, sin pararse en hacer disquisiciones sobre categorías artísticas o niveles de prestigio. Acude con las mismas ganas a fotografiar bodas y reuniones familiares que se abandona a retratar los paisajes urbanos y naturales que encuentra en sus viajes. Tiene talento, tiene ojo y tiene unas muy elevadas dosis de entusiasmo.

Pero navegando por la web de Mònica Vidal algo nos llama especialmente la atención. Una ruptura frontal del mandamiento con el que hemos empezado esta entrada. Un giro de 180º de la cámara para dejar de mirar lo que sucede alrededor para detenerse a observar los ojos del propio fotógrafo. Su proyecto fotográfico «Nuestros ojos» no es solo un recorrido silencioso y discreto por los rostros y retinas de la persona que está detras del objetivo: es, sobre todo, un mosaico casi impúdico de la relación que tienen los fotógrafos y fotógrafas con su equipo fotográfico, con sus cámaras, sus objetivos. A lo largo de un puñado de imágenes podemos contemplar, rozando la fascinación, cómo un elemento tecnológico que no llega a los dos siglos de vida se integra perfectamente en la cotidianidad del fotógrafo, que lo asume como una parte más de sí mismo, exactamente como hacemos los demás con nuestra ropa o nuestros zapatos.

CTA-premium-con-precio

Mònica Vidal nos regala una serie estupenda donde, por un momento, tenemos el privilegio de poder observar al observador que, eso nunca cambia, siempre está mirando a través de la mirilla, con los ojos hacia la otra parte. Pero, por una vez, nosotros estamos también de esta parte.

Página web de Mònica Vidal

Sus fotografías en Flickr

Su cuenta twitter: @movo12

Publicado el

Mirada de la semana: Enrique Pacheco

Eyjafjallajokull-10op

En abril de 2010 un nombre tan impronunciable para la gran mayoría de habitantes del globo terráqueo como Eyjafjallajökull estuvo en todos los periódicos del mundo. Dividiéndolo en tres partes encontramos que en islandés quiere decir ey: «isla»,  fjall: «montaña», y jökull: «glaciar», según nos dice la Wikipedia. Eyjafjallajökull es un volcán islandés que entró en erupción el 20 de marzo de 2010 y que un mes después paralizó el tráfico aéreo europeo durante casi una semana. Ni alertas de seguridad, ni atentados, ni viajes diplomáticos, ni nada que tuviese que ver con la intervención humana: un acto de la naturaleza que nos volvió pacientes a todos por la fuerza. Qué remedio.

En medio del asombro y la resignación, Enrique Pacheco cogió su cámara y se sentó a mirar a la isla-montaña-glaciar. Y como tantas veces ha hecho en el último par de décadas, encontró el modo de que aquello que estaba en su retina pasase a entrar en las retinas de los demás. Por eso es un fotógrafo excepcional.

Web de Enrique Pacheco, con sus trabajos fotográficos

Twitter de Enrique Pacheco: @EnriquePacheco_

 

Publicado el

Mirada de la semana: Yannick Cormier

Yannick Cormier 1

Fotografía Yannick Cormier demonios y dioses, seres de otras dimensiones y criaturas imposibles. Pero no los caza, sino que posan, miran directamente a la cámara y algunas veces hasta sonríen. Hace más de una década que Yannick Cormier pisó la India por primera vez y ocho años desde que fundó allí la agencia Trikaya Photos, en busca de fotógrafos que lograsen contar el subcontinente indio con una sensibilidad especial. Como la suya: pocos fotógrafos consiguen semejante inmersión en el país como hace él, entre máscaras y retratos.

En la foto que preside esta entrada, un habitante del pequeño pueblo de Kulasekarapattinam celebra el festival Dasara, que dura diez días. Más de un millón de personas visitan el lugar durante el festival para celebrar el triunfo del bien sobre el mal. Yannick Cormier nos hace partícipe de ese triunfo a través de sus imágenes y de los cuerpos pintados y las caras cubiertas por máscaras que fotografía con la intensidad de quien hace tiempo que forma parte del lugar.

(El estupendo blog Cada día un fotógrafo nos ha dado la pista sobre Yannick Cormier)

Página Web de Yannick Cormier

Agencia Trikaya Photos

 

Publicado el

Mirada de la semana: Gonzalo Sáenz de Santa María Poullet

Gonzalo Sáenz de Santa María Poullet
Cocina en Nepal

Da la sensación de que Gonzalo Sáenz de Santa María Poullet intenta fotografiar los lugares del mundo por los que pasa dibujados en las caras de sus habitantes. Como en la foto de la cocina nepalí que hemos elegido de su portfolio, donde se resume la esencia del país asiático en el rostro de ese hombre que se calienta las manos en el centro de su cocina, tan parecida y tan diferente al resto de cocinas que ha fotografiado. Sus protagonistas, en Nepal, en la India, en Marruecos, en el Sahara, miran directamente a la cámara e interpelan a la vez a fotógrafo y espectador. La identidad individual de cada uno, la identidad colectiva del lugar en el que están, resumida en unos ojos que se dirigen directamente al objetivo. Gonzalo une al ser humano con su espacio creando una unidad de sentido, compleja, definitoria.

Web de Gonzalo Sáenz de Santa María Poullet.

Sus fotografías en 500px.