Publicado el

La «nueva» literatura africana

the-simpsons-chimamanda-ngozi-adichie-ben-okri-chinua-achebe-nigeria-african-literature

A principios de marzo de 2015, la cadena de televisión norteamericana Fox emitió el episodio número quince de la vigésimosexta temporada de Los Simpsons, de nombre «The princess guide». En él, la hija del rey de Nigeria regala a Moe, el dueño del bar, cuatro libros de su «amada, aunque un poco depresiva, literatura nigeriana». Los libros eran Algo alrededor de tu cuello, de Chimamanda Ngozi Adichie; El camino hambriento, de Ben Okri (ganador del premio Booker); y la novela Todo se desmorona y el ensayo Home and exile de Chinua Achebe.

El hecho de que la literatura nigeriana haya aparecido de forma clara y frontal en la que seguramente es la serie más icónica y fundamental para entender la cultura popular de los Estados Unidos indica que sus autores y sus obras han entrado a formar parte del imaginario colectivo del país. Los Simpsons son un validador mediático y sus referencias tienen valor de certificado cultural popular.

¿Es una cuestión de moda? ¿Está occidente mirando fijamente a la «nueva» literatura africana con una atención desconocida hasta la fecha?

En las Voces de Altaïr Magazine hemos publicado hace muy poco la muy irónica guía del escritor keniano Binyavanga Wainaina sobre cómo se hace un buen libro sobre África: cuidado con su lectura, porque dispara con bala. De hecho le damos la razón en este propio texto a Wainaina, cuando preguntamos por la nueva literatura africana. ¿De qué África? ¿Del África árabe, de la zona del Magreb, de Egipto, de Argelia, de Marruecos? ¿Del África subsahariana, de África Central, de la muy occidental Sudáfrica? ¿De los países que fueron colonia portuguesa, como Mozambique, Angola o Cabo Verde? ¿De la literatura en español producida en Guinea? Y, ¿por qué «nueva»? ¿Nueva para quién? ¿Para occidente? Es como si las autoras y autores del continente africano hubiesen adquirido tridimensionalidad, entidad, alma al fijarnos nosotros, blancos occidentales, en ellos.

Pero sigue siendo un lugar común: África es un solo sitio. Tan cerca en el tiempo como en el año 2007, la Feria del Libro de Madrid tuvo a África como «país» invitado. Tampoco hubo demasiada gente que se preguntase por qué no podía serlo Senegal, Nigeria o Marruecos de forma independiente.

Es como si las autoras y autores del continente africano hubiesen adquirido tridimensionalidad, entidad, alma al fijarnos nosotros, blancos occidentales, en ellos.

AmericanahLo cierto es que el enorme éxito de Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie, publicado en 2013 y muy premiado por la crítica norteamericana e inglesa, ha hecho que editores, público y medios de comunicación giren la cabeza hacia las letras que se producen en el continente africano, y no solo desde Nigeria. En Americanah se narra el proceso de cómo su protagonista, Ifemelu, llega a convertirse en escritora en los Estados Unidos pero también de cómo llega a tomar conciencia de todo aquello en lo que nunca pensó mientras vivía y estudiaba en Lagos: su raza y su procedencia.

Para muchos, Americanah y en general Ngozi Adichie es la cabeza más visible de los «Afropolitas», ese término que acuñó la escritora ghanesa Taiye Selasi, autora de la novela Lejos de Ghana, para designar a los jóvenes africanos cosmopolitas que tratan de cambiar la percepción occidental sobre el continente y que viven en una constante interrelación y mezcla con Europa y América. Con ella hablamos al respecto hace unos meses también en Altaïr Magazine.

Sin embargo hay toda una corriente crítica hacia ese «afropolitismo», del que señala que principalmente se preocupa de escribir sobre África sólo desde el momento en que esta se relaciona con occidente, o mirando hacia Europa y los Estados Unidos. Autores como el senegalés Boubacar Boris Diop, con el que hablamos en Altaïr Magazine, en su libro África más allá del espejo; o el keniano Ngũgĩ Wa Thiong’o, con sus conferencias recogidas en el volumen Descolonizar la mente, hablan de una literatura y una cultura tendente al panafricanismo, de una resistencia cultural que empieza por la recuperación del idioma propio, el wólof para Boris Diop y el gikuyu para Wa Thiong’o.

CTA-premium-con-precio

El periodista Aaron Bady resume bien la contradicción que supone el éxito de Chimamanda Ngozi Achidie para la apertura de la literatura del continente africano en los Estados Unidos y, por extensión, en occidente:

«Ya sea como causa o consecuencia, el propio éxito de Adichie ha sido una parte importante de esta reapertura del mercado de Estados Unidos a los escritores africanos. Pero mientras que algunos verían su notable popularidad como la creación de espacios para otros escritores, otros lo perciben como el cierre de la posibilidad de otros tipos de narrativas: ser un escritor “africano», después de Adichie, puede significar escribir solo un tipo muy concreto de historia.kintu

(…) Por mi parte, intento entender por qué no puede Kintu, de Jennifer Nansubuga Makumbi, encontrar un editor en Occidente: el libro es una obra maestra, una joya total, la gran novela de Uganda que no sabías que estabas esperando. Pero si nos fijamos en el hueco con forma de Adichie de la literatura africana en el mercado editorial estadounidense, la pregunta se responde sola. Los editores están mucho menos interesados en la gran novela de Uganda que en el último rey de Escocia (o en la película Americanah actualmente rodándose). Sospecho que el primer libro de Jennifer Makumbi que se publicará fuera de África será un libro que trata sobre los inmigrantes africanos en Europa.» (Texto original en inglés).

Y así es: evidentemente ni Achidie, ni Teju Cole, ni Sefi Atta, ni Selasi, ni Dinaw Mengestu, ni Chigozie Obioma, ni la novela negra de Moussa Konaté son responsables de ese viento que sopla solo en una dirección, pero tal vez la oportunidad cultural (y también editorial, por qué no) pase por mirar el otro lado de los afropolitas y empezar a bucear en la literatura creada en África desde África y para África. El debate está abierto


Cómo escribir sobre África, por Binyavanga Wainaina

Dakar en Altaïr Magazine

Publicado el

MALDITA BUENA SUERTE, por Xavier Aldekoa

Nam Monzo nunca había querido ser rico. Al menos, no especialmente rico. Sí le habría gustado tener lo suficiente para no invertir salud en sus anhelos, pero a sus 54 años, tres hijas y dos hijos, los deseos materiales le cabían en unas manos llenas de callos y una red de pesca mal zurcida.

Monzo había empezado a pescar con su padre y de mayor continuó haciendo lo mismo. Durante un tiempo, alimentó a su mujer y sus hijos de los peces y crustáceos del Delta del Níger (Nigeria) y la vida casi amagó con ser sencilla.

Su vida era una canoa de madera, madrugones diarios y, al atardecer, llevar a los niños a nadar a una poza que se formaba en un recoveco del río. En la otra orilla, a menudo veían monos, ciervos e incluso algún cocodrilo. Todo eso acabó por un golpe de suerte.

A mediados del siglo XX, ingenieros británicos, holandeses y alemanes se adentraron en las zonas pantanosas del delta. Al principio, los lugareños pensaron que los hombres blancos buscaban aceite de palma, la mayor riqueza del lugar. Pronto descubrieron que no.
En 1956, los europeos anunciaron exultantes que debajo de las fértiles tierras del delta del Níger se escondían las reservas más importantes de petróleo de África. Aún faltaban cuatro años para que Nam Monzo llegara al mundo y acababan de condenarle. Maldita buena suerte…

Una nueva historia de Xavier Aldekoa y Muzungu Producciones en AltaïrMagazine.com

PARA IR MÁS LEJOS, SUSCRÍBETE AQUÍ.

Publicado el

Los libros que lee la redacción

Libros-a-tope
Fotografía de Jorge Mejía Peralta (CC-BY 2.0)

Es una pregunta común, miles de personas la hacen cada día en todo el mundo. «¿Qué estás leyendo ahora mismo?» Y en seguida te cuentan lo que leen pero también lo que rodea a lo que leen. «Yo no leo ficción, me aburre», dice uno; «Yo al contrario, sólo me engancho a novelas, los ensayos no son para mí», contesta otra. «Apenas tengo tiempo para leer, sobrevivo con lo que leo en el metro y cinco minutos antes de dormir.» «Yo me levanto a las seis y media para poder leer un rato antes de empezar la jornada.» «Yo soy de noches en vela sin poder parar de leer y luego, claro, al día siguiente voy a trabajar dando tumbos.» Porque leer es a veces mucho más un «cómo» que un «qué».

Así que hemos cogido a parte de la redacción de ALTAÏR MAGAZINE y les hemos preguntado qué están leyendo. Y con sus respuestas hemos elaborado un catálogo de lecturas recomendadas para el día del libro. ¡Que las disfrutéis!

Mario: El espíritu viajero impregna sus lecturas, y navega desde el recorrido sentimental y emocional que hace John Berger por Europa en Aquí nos vemos (Alfaguara, 2005) hasta el crudo ensayo gráfico sobre la turbia Rusia actual que hace Igort en Cuadernos rusos (Salamandra, 2011. Aquí sus primeras páginas), pasando por la Nigeria inmersa en la guerra civil en los años sesenta en Medio sol amarillo (Random House, 2014) de la gran Chimamanda Ngozi Adichie. Aunque dice que el próximo que le apetece leer es la autobiografía de Lemmy, fundador y alma de Motörhead, que acaba de sacar Es Pop (aquí su primer capítulo).

Bárbara: Historia y antropología, esos son los dos temas por los que navega en sus lecturas, sean del género que sean: en ensayo, con La sociedad de castas (Kairos, 2014) de Agustín Pániker, sobre la india; o Las mujeres en el antiguo Egipto (AKAL, 1996), de Gay Robins. En novela histórica, con El cátaro imperfecto (Ediciones B, 2013) de Víctor Amela. E incluso en poesía, con los muy fálicos poemas dedicados al dios Príamo, Poemes priapeus (Adresiara, 205, edición catalana).

Pere: El periodismo entrelazado con el viaje, esa es la obsesión de Pere, que no puede dejar de ser las dos cosas todo el tiempo: periodista y viajero. Por eso sus libros de estos últimos meses giran en torno a esas dos facetas, y de ahí que sus recomendaciones pasen por Martín Caparrós y la dupla El interior (Malpaso, 2014) y El hambre (Anagrama, 2015), por la crónica asombrada del Levante español de Íñigo Domínguez en su Mediterráneo descapotable (Libros del KO, 2015), o las reflexiones sobre el oficio de escribir que hace Leila Guerreiro en Zona de obras (Círculo de Tiza, 2014), entre otras muchas cosas.

Belén: Como lectora, Belén «come de todo», y mezcla ensayo con ficción y con cómic sin ningún problema. Acaba de terminar de leer Sin ti no hay nosotros (Blackie Books, 2015), el testimonio sobrecogedor de la profesora Suki Kim en su afán por enseñar valores prohibidos a un grupo de estudiantes norcoreanos; pero recomienda encarecidamente El quinto en discordia (Libros del Asteroide, 2006), una muestra magnífica de la espléndida prosa del canadiense Robertson Davies. Su próximo objetivo es el último cómic de la serie «Love & Rockets» de Jaime Hernández, Chapuzas de amor (La Cúpula, 2015).