Publicado el

Llega Medellín a Altaïr Magazine

Por fin llega nuestro esperado nuevo 360º monográfico dedicado a Medellín, esa ciudad que nadie quería visitar a finales del siglo y que es hoy uno de los lugares viajeros más atractivos de América. Una metrópolis que ha demostrado la importancia de la resiliencia y el impacto de los pequeños grandes cambios. Y llega con dos novedades: por un lado, publicamos en abierto y en forma de Voz el editorial que nuestro editor jefe, Pep Bernadas, ha escrito para presentar este nuevo 360º. Por otro, lanzamos una oferta de suscripción: 20% de descuento si te suscribes ahora al Magazine.


«Medellín. Metrópolis. Campo y ciudad. Movimiento pendular entre lo local y lo global. En Medellín, la capital colombiana del departamento de Antioquia, en el centro de gravedad del universo paisa se hace realidad ese «localismo globalizado» que hace años describió el filósofo argentino Jesús Martín Barbero»

Así empieza Pep Bernadas la descripción de la ciudad protagonista de nuestro flamante monográfico 360º en el editorial que encabeza este nuevo especial. Durante muchos años, todo el final del siglo xx, Medellín ha sido para el mundo sinónimo de violencia, de guerrilla, de narcotráfico, de la etiqueta pegajosa y casi imposible de despegar de «ciudad más peligrosa de América Latina». Hoy, la capital de Antioquia se ha convertido en uno de los destinos más atractivos del continente. Los últimos quince años la ciudad colombiana ha experimentado una transformación interna y externa, social y política, de ideología y de ética, de relaciones con el mundo y entre sus propios habitantes.

Dice Pep: «Como siempre hacemos en Altaïr Magazine, hemos abordado todo el proceso de trabajo en Medellín con la colaboración directa de narradores locales que nos han aportado sus ideas, perspectivas y conceptos; que nos han llevado a esos espacios físicos, mentales e intelectuales a los que jamás se puede llegar sin ayuda local muy comprometida.»

Tal y como marca nuestra filosofía, irrenunciable, no hemos intentado ir desde aquí a explicar cómo es allí; hemos ido allí a que sus habitantes, sus escritores, sus intelectuales, sus profesionales nos expliquen en qué consiste Medellín en 2015 y de dónde viene la ciudad que es hoy. Hemos contado con la ayuda de la gran cronista y profesora Patricia Nieto, nuestra cicerone en Medellín y un buen pedazo del alma de este monográfico, y protagonista del vídeo que encabeza esta entrada y que también puede encontrarse en el editorial del monográfico.

Dice Patricia Nieto en el vídeo que su llegada a Medellín de adolescente supuso «una epifanía dolorosa: descubrir una ciudad con tanta desigualdad social, pobreza extrema, violencia urbana que tomaba las calles de casi todos los barrios. Crecí en una Medellín de miedo, de toque de queda, de no se puede, de represión de la fuerza pública…» Ella contó durante años, como periodista, qué ocurría en la ciudad de su vida, la necesidad de narrar lo que estaba pasando.

Esa realidad abrumadora toca una cima en el año 1997, momento en el que Patricia Nieto siente la necesidad de pararse a pensar por un momento. Cuenta en el vídeo: «En el año 97 un grupo guerrillero voló con dinamita un tubo que transportaba petróleo y, al mismo tiempo, rompió el tubo del gas de un pueblo. Murieron 89 personas en casi nada por la explosión. Regresé a Medellín y no pude escribir hasta hoy. Ahí es dónde pienso “¿Qué es lo que estamos contando?”» Dieciocho años después de aquello, la profesora Nieto descubre en Medellín no solo su asombrosa capacidad de reinventarse y rehacerse, sino también su función como «laboratorio de lo que pasa en Colombia».

«Medellín es una ciudad que logró demostrarse a sí misma que puede cambiar.»

Patricia Nieto, junto a nombres del prestigio del escritor Hector Abad Faciolince o la periodista Ana Cristina Restrepo, son solo una parte «la veintena de autores y autoras (cronistas, escritores, fotógrafos, videocreadores, reporteros, investigadores, académicos, etc.) de Medellín que, desde sus muy diversas perspectivas, llenan este monográfico de historias que nos hablan de la particular configuración geográfica de una ciudad que ama las flores, que tiene una curiosa gastronomía y particulares tradiciones musicales que se desarrollan en una nueva geografía urbana en construcción donde persisten las dificultades cotidianas del tráfico y también los problemas en los barrios menos favorecidos. O sea, un Medellín poliédrico.»


Suscríbete ahora a Altaïr Magazine por un año con un 20% de descuento y 5 meses de acceso gratuito al quiosco digital Ztory.

Publicado el

Un año de Voces

Fotografía de la Voz «Mimando la tierra», de Gary Manrique
Fotografía de la Voz «Mimando la tierra», de Gary Manrique

«Una sección abierta para un mundo polifónico»

Con esa frase recibimos en Altaïr Magazine a los lectores que llegan a la sección gratuita y en abierto, la que funciona como cara más visible e inmediata de nuestra publicación. Los lectores fieles, los veteranos, los que lo primero que hacen por la mañana al levantarse es prepararse un café pero lo segundo es entrar en www.altairmagazine.com… todos ellos se cruzan en las Voces con los lectores y lectoras primerizos, los que entran por casualidad, los que buscaban algo diferente en Google y acabaron dando con nosotros, los que entran por un tuit o por un enlace de Facebook, los que pinchan el enlace ese que ha puesto una en el grupo de WhatsApp de la oficina.

Una sección abierta, para todos los lectores, y en un mundo polifónico, porque sólo hay que echar un vistazo a las Voces para darse cuenta de que hemos convertido la sección en un «Gran Magazine sobre el Mundo», donde recorremos cada punto del globo buscando, principalmente, conocer y comprender, no poner nuestros ojos allí sino pedir prestadas las miradas de los habitantes de cada uno de esos lugares, llevando a los lectores una visión anti-paternal, no occidental, ex-céntrica en el sentido más etimológico de la palabra.

Hemos preguntado en la redacción por las Voces preferidas de nuestro equipo editorial y la discusión ha subido de tono, han volado cuchillos, se han declarado guerras. Porque, de manera inevitable, cada uno tiene sus Voces favoritas, a las que tiene un cariño especial, o le parece la mejor en este o aquel aspecto, por algo puramente personal o defendiéndolo como elección objetiva.

El director, Pere Ortín, apunta enseguida a la primera entrega de la serie de Voces «Los viajes del hambre» que hizo para nosotros Martín Caparrós, con sus fotografías personales tomadas en el proceso de documentación de su libro El hambre. El primer texto es sobre Níger y marca el estilo de su autor: «Corto, concreto, conciso. Las palabras, como la madera, cuanto más secas, mejor arden…», dice Pere. También recuerda la entrevista que hizo Paty Godoy a nuestro editor, Pep Bernadas, por la profundidad en el retrato del personaje a partir de un diálogo que era mucho más una conversación que una entrevista. «¡Qué difícil hacer una entrevista así!», dice Pere, y luego se reafirma en que ese, y no otro, es el mejor modo de hacerlo. «La máquina de hacer preguntas» se llama ese diálogo con Bernadas, uno de nuestros textos más leídos.

También apunta Pere aquel «Narrar el conflicto», la crónica dibujada que hizo Pedro Strukelj del encuentro que tuvieron en la librería Altaïr las periodistas Marcela Turati y Patricia Nieto. Una forma diferente de contar las cosas, una aproximación gráfica innovadora y muy atractiva, algo que funciona también como «marca de la casa» en Altaïr Magazine y en sus Voces. De las crónicas dibujadas que ha hecho para nosotros Strukelj, a Alberto Haj-Saleh, de las redes sociales de Altaïr le gustó aún más aquel encuentro en el Forum Altaïr con el escritor sardo Marcello Fois, tremendamente expresivo.

Aquel encuentro lo condujo Mario Trigo, redactor jefe, que cuando le preguntamos señala inmediatamente una de las Voces que ha escrito Xavier Aldekoa para Altaïr Magazine durante este verano, concretamente la llamada «Tigres», que transcurre en Johannesburgo. «Es una Voz cercana y medida», dice Mario, dentro de esa asombrosa habilidad que tiene Aldekoa para narrar lo general desde las historias más pequeñas y particulares. En cambio a Bárbara M. Díez, responsable de nuestra edición visual, le gusta más otra de las «Historias africanas» de Aldekoa, «Maldita buena suerte», que tiene lugar en Nigeria, que, según dice ella misma, es una de esas Voces que «deja el corazón encogido».

Bárbara también recuerda la fascinación que le produjo la Voz que Intan Cheria nos escribió sobre el batik indonesio, una de esas artes que ha pasado a realizarse de forma completamente informatizada en Occidente «pero que en Asia todavía se elaboran de manera artesanal dejando al ordenador como actor secundario, como mera herramienta para que la tradición perdure, pero no para malearla». En cambio Belén Herrera, responsable de administración editorial, elige rápidamente las diez horas que pasaron Jordi de Miguel Capell y Fran Afonso con el Padre Rogelio en la República Dominicana. Y además lo hace con todo el entusiasmo: «Quiero pasar YA 10 horas con el Padre Rogelio para que me cuente en primera persona todas sus aventuras y despropósitos de cura punki».

Aunque hay una de las Voces en la que concidimos todos: «La soledad del Sobrepuerto», la primera gran producción propia de Altaïr Magazine, un texto que quizás nos defina más que ningún otro, que funciona como declaración de intenciones y principios de cómo queremos y sentimos que tenemos que contar las historias. Y aquí citaremos al jefe de nuevo, que dice:

«Un compendio de lo que -como conceptos y desarrollo- me gustaría leer siempre en una publicación digital: crónica periodística sobre el terreno apoyada en una propuesta audiovisual y estética con interés. 

O sea: una producción de Altaïr Magazine»