Publicado el

Entrevista a Boubacar Boris Diop, por Pere Ortín

Boubacar-Boris-Diop

Novelista, ensayista, dramaturgo, articulista, guionista, conferenciante y profesor universitario, Boubacar Boris Diop es uno de los intelectuales más importantes de África. Nació en 1946 en la Medina de Dakar y, según él, este hecho define su inconformismo perpetuo. Pere Ortín habló con él para el monográfico 360º dedicado a Dakar y ahora ofrecemos en abierto un fragmento de dicha entrevista.


(…)

Aunque no podemos vernos las caras —la cámara de su ordenador no funciona— la conversación empieza a fluir: comentamos su autoexilio voluntario en la tranquila cuidad de Saint Louis, donde se dedica a la docencia y en la que «aún se puede ver el mar»; detalles casi inconfesables relacionados con nuestra pasión común por el fútbol; la admiración compartida por la ironía de Borges; y, entre risas, de una antigua portada del número 16 de la ya desaparecida revista francesa Sépia que tengo en mis manos y dónde hace 20 años se le veía «muy joven» bajo un titular que sirve de inicio a esta larga conversación y preguntaba: «Qui êtes-vous, Boubacar Boris Diop?» 

—¿Quién es usted, Boubacar Boris Diop?

—Soy la suma de los libros que he escrito, de las vidas que he vivido, de toda gente que he conocido y de las muchas experiencias que he tenido y que me cambiaron. Soy ese itinerario vital. Soy también un niño de la Medina de Dakar y eso es una forma de rebelión. Ser un niño de la Medina es, de algún modo, estar en disidencia perpetua.

Boris Diop es un senegalés del mundo: vivió dos años en México, cuatro años en Túnez, un año en Suiza y otro en Sudáfrica. Nunca ha dejado de viajar, de desplazarse allá donde sus conocimientos han sido requeridos para enseñar, en África, Europa o EE.UU., pero cuando hace unos años le ofrecieron volver a Senegal para enseñar en la universidad le gustó la idea de instalarse en Saint Louis, cerca del mar, y no en Dakar, que es su ciudad, pero que, dadas sus inhumanas dimensiones, «hoy se le escapa de las manos entre recuerdos nostálgicos». Imparte su saber en la Universidad Gaston Berger de Saint Louis y trata de transmitir «experiencias vitales» a unos estudiantes que poco o nada tienen que ver con la época en la que él estudió Letras, Filosofía y Periodismo.

Influenciado por las obras de Cheikh Hamidou Kane, autor de Los guardianes del templo y La aventura ambigua —«un texto capital», según Boris Diop— y también por trabajos como La plaie de Malick Fall, Boris Diop tiene muy clara la respuesta a una pregunta clave:

—¿Cuál es tu autor y atmósfera senegalesa de referencia?

—Sembéne. Para mí, de todo lo que creó Sembéne, como cineasta y escritor, lo más importante es Les bouts de bois de Dieu (Las astillas de Dios). Es un libro que nos acompañó a toda una generación y que contiene una gran idea de justicia basada en una especie de respeto de uno mismo. Creo que Sembéne piensa, realmente, en nuestro espíritu y en nuestro corazón. Si sólo hubiese escrito ese libro, si no hubiese dirigido sus magníficas películas o escrito sus otros libros, creo que ya hubiese merecido seguir presente en nuestra memoria.

En las novelas de Boris Diop casi nada es lo que parece ya que, como ha escrito Alioune Badara Diane, profesor de letras de la UCAD de Dakar, «la polisemia, el polimorfismo, la polifonía, la paradoja y la ambigüedad» son términos muy importantes a la hora de descifrar las obras de un narrador al servicio de su pueblo y cuya obra, realista y, al tiempo, ensoñadora, involucra el enigma. Y es sabido que, como asegura poéticamente el personaje Fartamio Andra en Las Siete Soledades de Lorna López de Sony Labou Tansi, «el enigma es la mejor y más bonita explicación del mundo».

Enigmas, polimorfismos, paradojas, polisemias. Boubacar Boris Diop comparte la idea de Milan Kundera de que «El espíritu de la novela es el espíritu de la complejidad. Cada novela le dice al lector: “Las cosas son más complicadas de lo que piensas”. Esta es la verdad eterna de una novela». Y puede que también sea la verdad eterna de la vida.

(…)


PARA LEER ESTE ARTÍCULO ENTERO, SUSCRÍBETE A ALTAÏR MAGAZINE O BUSCA NUESTROS MONOGRÁFICOS 360º EN LOS QUIOSCOS DIGITALES MAGZTER Y ZTORY.

Publicado el

«Qui êtes-vous, Boubacar Boris Diop?»

boubacar sepiaAunque no podemos vernos las caras —la cámara de su ordenador no funciona— la conversación empieza a fluir: comentamos su autoexilio voluntario en la tranquila cuidad de Saint Louis, donde se dedica a la docencia y en la que «aún se puede ver el mar»; detalles casi inconfesables relacionados con nuestra pasión común por el fútbol; la admiración compartida por la ironía de Borges; y, entre risas, de una antigua portada del número 16 de la ya desaparecida revista francesa Sépia que tengo en mis manos y dónde hace 20 años se le veía «muy joven» bajo un titular que sirve de inicio a esta larga conversación y preguntaba: «Qui êtes-vous, Boubacar Boris Diop?» 

Esa portada la tenía guardada Pere Ortín, nuestro director, y es la que ilustra esta entrada del blog. ¡La tenía guardada! Sí que se ve joven a Boubacar, quien con el tiempo se ha convertido en uno de los intelectuales de referencia de nuestro tiempo, no sólo africano, sino en todo el mundo. Novelista, ensayista, filósofo, periodista… ¿Quién eres, Boubacar Boris Diop?

—Soy la suma de los libros que he escrito, de las vidas que he vivido, de toda gente que he conocido y de las muchas experiencias que he tenido y que me cambiaron. Soy ese itinerario vital. Soy también un niño de la Medina de Dakar y eso es una forma de rebelión. Ser un niño de la Medina es, de algún modo, estar en disidencia perpetua.

A lo largo de la larga conversación que tienen ambos —bendito Skype, bendito Internet— van surgiendo paulatinamente los temas recurrentes de Boubacar Boris Diop: su nostalgia de la Dakar de su infancia, el gusto por la lectura aprendido de su padre; la convivencia de la revolución, la esperanza, el desencanto y el fracaso en sus libros; la influencia de las obras de Cheikh Hamidou Kane y otros autores senegaleses; y sobre todo el hartazgo del pesimismo occidental hacia África, de la condena previa que se hace del africano, señalado como sin futuro y fracasado antes de empezar siquiera a vivir.

En todos estos años reprocho al afropesimismo el querer juzgar y condenar a África tras sólo unos decenios de falsa independencia (después de siglos de relación destructiva con Europa). Es, al menos, prematuro.

Es imposible resumir aquí la profundidad y la complejidad de los temas tratados en la conversación entre Pere Ortín y Boubacar Boris Diop (¿Cuándo una entrevista deja de serlo para pasar a ser una conversación?). Queda aún en el tintero la relación con Europa, con Francia, el horror de la muerte en el océano buscando un futuro en el viejo continente. O la lengua, el abandono progresivo del francés en beneficio del wólof, en busca de poder expresar quién es en la lengua original de su tierra. Porque, como él mismo dice, «decidí cambiar al wólof para poder merecerme también el respeto de los demás. Se trata de incluir en el ámbito del saber y de la creación literaria a la inmensa mayoría de nuestro pueblo

Lee, mira y escucha la entrevista completa de Pere Ortín a Boubacar Boris Diop en nuestro 360º dedicado a Dakar en ALTAÏR MAGAZINE.

Publicado el

Dakar: un índice para una ciudad infinita (y II)

Cabecera Dakar 2.0 (desfile de Adama Paris) - Mamadou Gomis

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que fui a Dakar, en compañía de mi madre. La noche anterior no había podido pegar ojo. Estaba ansiosa y emocionada; también tenía un poco de miedo. Miedo a no poder adaptarme, miedo a perderme. Para mí, que entonces tenía once años, Dakar no era una ciudad como las otras a las que ya había ido, siempre acompañada por mi madre. Creía que Dakar ni siquiera se encontraba en Senegal, ni en ninguna otra parte del mundo. Dakar tenía que estar en una región lejana en la que vivían seres extraordinarios, diferentes de los habitantes de mi pueblo. ¿Quizás Dakar estaba en otro planeta? ¡Salía de mi pueblo con mi imaginación vagabunda en bandolera para ir a esa ciudad de la que la gente hablaba con admiración y temor secreto!

Así describe la escritora senegalesa Ken Bugul su primer viaje a la capital, una ciudad que era para ella tan extraña y tan misteriosa, tan desconocida, como lo es para el resto del planeta que no vive allí. Ella nos cuenta su primer viaje pero también los sucesivos, que han ido configurando la silueta de la ciudad en la que vive de un modo personal e irremplazable: EN LA GARE DE DAKAR es el regalo en forma de texto que nos hace Bugul en nuestro 360º de ALTAÏR MAGAZINE. Ya vimos parte de los contenidos que podemos encontrar dentro hace unos días, y hoy revisamos el resto:

BOUBACAR BORIS DIOP – Entrevista de Pere Ortín al escritor de los mil colores, pensador, periodista, figura de referencia de la cultura senegalesa. Podremos oírlo y leerlo, y nos hablará de cómo afectó el genocidio de Ruanda a su escritura y por qué ha tomado la decisión de publicar en wólof.

EL WÓLOF CONTRA EL FRANCÉS – Uno era musulmán muridí, wólof y anticolonialista. El otro, católico, serer y francófilo. Uno, Cheikh Anta Diop, fue uno de los científicos y antropólogos más importantes del estado africano. El otro, Léopold Sédar Senghor, fue presidente de la República de Senegal durante veinte años. Boubacar Boris Diop cuenta sus vidas paralelas.

DAKAR LA INEFABLE – Un extracto de la obra del mismo título del recientemente fallecido Oumar Ndao, un retrato de la capital a medio camino entre la crónica histórica y el diario de viajes.

BLACK SURF DAKAR – El periodista y fotógrafo Alex Ndongo Gaye nos acerca a la figura de Oumar Seye, leyenda del surf senegalés.

¡DIME, DAKAR! – Una carta de amor a la ciudad, poética y personal, por parte de Massamba Guèye, Director General del Teatro Nacional Daniel Sorano, en Dakar.

100 AÑOS DE LA MEDINA DE DAKAR – El periodista Abdou Khadre Gaye hace un recorrido por los cien años de vida del popular barrio de la ciudad.

CONFESIONARIO EN NEGRO Y AMARILLO Cheikh Fall nos enseña las aventuras de los muy particulares taxistas de Dakar.

EN ÁFRICA, UNA IMAGEN NO ES REALMamadou Gomis, responsable de las fotos de todo nuestro especial, y la lucha por el punto de vista fotográfico en su propia ciudad.

YÉKINI, LE ROI DES ARÈNES – Finalmente, Fran García, nuestro experto en cómic, analiza la novela gráfica de Lisa Lugrin y Clément Xavier sobre un deporte tan especial como la lucha senegalesa y sobre Yékini, su más grande luchador.

 

Veinte artículos, veinte temas, llenos de fotografías, de mapas, de entrevistas y de historias. Y se nos quedan cortos, porque Dakar, pese a todo, sigue siendo infinita.

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.

Publicado el

Dakar: un índice para una ciudad infinita (I)

CABECERA_Car-rapideDice nuestro editorial, con el que se abre el monográfico 360˚ sobre Dakar de ALTAÏR MAGAZINE: «Hoy, Dakar es una ciudad que cambia todos los días, tolerante y abierta, donde Alá sigue siendo “grande”, pero sabe convivir; en construcción permanente…» Y concluye, más adelante: «…en la que el renacimiento africano mira al océano, y donde la vida es un laberinto improbable».

Y sí, así es Dakar, tan inabarcable que hemos decidido publicar hasta veinte artículos diferentes en el monográfico. Y todos han sido hechos por autores locales o giran alrededor de ellos, los habitantes de la capital senegalesa, los hablantes de francés y de wólof, quienes conocen la realidad de la ciudad de primera mano, viajeros desde dentro. Y estas son algunas de las cosas que nos han contado:

EL MAPA DEL 360º – Una producción propia de ALTAÏR MAGAZINE, un viaje fotográfico y de contenido por nuestro especial directamente sobre el mapa de Dakar.

UN VIAJE DE CHINA A DAKAR. DE KAIFENG A CENTENAIRE – El profesor Daouda Cissé nos acerca al comercio chino en la muy bulliciosa Avenida Centenaire.

CINÉ BANLIEU – El cineasta Keba Danso nos pone en contacto con el «cine suburbio», las pantallas periféricas y el festival del barrio de Pikine.

LA PENÍNSULA DESHIDRATADA – El escritor Boubacar Boris Diop pone sobre el papel cómo era la Dakar de su infancia y cómo es la actual, de crecimiento urbanístico desaforado.

SÉ FUERTE, FADEL – Entrevista de Pere Ortín a Fadel Barro, el símbolo de una nueva África, cara visible del movimiento Y’En a Marre («Ya basta»).

DAKAR 2.0 – La bloguera Ken Aicha Sy se acerca al arte y a la música contemporánea que surge y se desarrolla en centro de la ciudad.

EBOLA SOCIAL NETWORKCheikh Fall, ciberactivista, explica cómo funciona el activismo senegalés en las redes sociales con el ejemplo de las campañas de alerta y prevención contra el virus.

LUX MEA LEX. LA UNIVERSIDAD CHEIKH ANTA DIOP – La historia de la mítica UCAD contada por el periodista Moustapha Diop.

LIBERTAD, MODERNIDAD Y UN TOQUE DE ELENGANCIA – Entrevista del equipo de ALTAÏR MAGAZINE a Adama Paris, diseñadora de moda y creadora de la Dakar Fashion Week.

VIVES VOIX – Un reportaje sobre la odisea de ser editor de libros en la capital senegalesa.

 

Y esto solo es una parte. Porque, como bien sabemos en ALTAÏR MAGAZINE, Dakar siempre está por descubrir…

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.