Tan lejos, tan cerca

Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 15.27.16

«Deslocalización», qué palabra. En el mundo de la economía solo tiene una connotación negativa, para referirse a esa práctica empresarial que lleva a trasladar los centros de producción de ciertas empresas a otros puntos del globo donde los costes sean menores. Llevarnos la fábrica de aquí a ese otro país donde los salarios son inferiores y pago menos impuestos.

Sin embargo las palabras también pueden reformularse, y adquirir nuevos significados. Nos gusta decir que la redacción de Altaïr Magazine está «deslocalizada», porque no estamos en un solo lugar. Hay una base de operaciones, por supuesto, la librería Altaïr de Barcelona, pero qué sentido tiene una revista de periodismo de viajes en la que los redactores y colaboradores no están casi en cualquier parte. Y a pesar de ello, o a lo mejor por ello, consiguen trabajar codo con codo en la distancia, aparentemente tan lejos, realmente tan cerca.

Observad la foto que preside este texto. Todos los integrantes de la misma se han quejado amargamente por aparecer despeinados, ojerosos y distraídos en la entrada del blog de hoy, pero la imagen representa fielmente lo que es la redacción de Altaïr, cómo funciona, quiénes somos y cómo nos sentamos a discutir lo que sea. Es una conversación a tres bandas por Skype. Arriba a la izquierda Bárbara M. Díez y Mario Trigo desde Barcelona despliegan un calendario con los contenidos de los próximos meses, los confirmados y los que hay que discutir todavía. Arriba a la derecha Begoña Sieiro está recién levantada en México y da su opinión sobre las propuestas de Voces y sugiere buscar más colaboradores locales de cada sitio. Debajo, Alberto Haj-Saleh desde Madrid comenta algunas cosas que ha ido observando en las redes sociales a lo largo de la última semana. Falta en la imagen nuestro director, Pere Ortín, que durante aquella reunión andaba (y anda) por Paraguay, en aquel momento lejos de un ordenador.

Apenas una muestra de quiénes somos, de nuestra redacción; sólo una parte del equipo que hace que Altaïr se actualice diariamente e intente que el periodismo de largo aliento llegue a lectores que están en todos los puntos del planeta. Como nosotros, que también estamos en todas partes.