Iniciar sesión
A
  • Altaïr Magazine en Facebook
  • Altaïr Magazine en Twitter
  • Altaïr Magazine en Instagram
Iniciar sesión
¿Aún no estás registrado?

EBOLA SOCIAL NETWORK

Redes sociales del cambio en África
Cheikh Fall

EBOLA SOCIAL NETWORK

Redes sociales del cambio en África
Cheikh Fall

Todo empezó el 21 de agosto, cuando supimos que dos médicos americanos, miembros de una ONG que se habían infectado en Guinea Conakry, habían recibido un suero experimental (el Zmapp) y se habían curado. Envié un correo electrónico a los miembros de la red Africtivistes, que reúne a los blogueros y activistas africanos a favor de la democracia —de un 75 a un 80% de los usuarios africanos utilizan las redes sociales, y el 80% de ellos tiene menos de 35 años—. Lanzamos el hashtag de Twitter #GiveUsTheSerum («Dadnos el suero») para exigir que todos interpelásemos a nuestros dirigentes sobre la implantación de medidas de higiene y prevención contra el ébola y exigir que la Organización Mundial de la Salud nos diese acceso a ese suero.

Había gente a favor y gente en contra, pero lo esencial era salvar vidas. En esos momentos, el ébola ya había provocado mil muertos. El movimiento tuvo una vida intensa pero breve: 72 horas después, el suero ya había sido enviado a Sierra Leona después de que lo pidiese el presidente del país. Pero en poco tiempo íbamos a vernos obligados a actuar de nuevo...

 

Dakar, viernes 29 de agosto de 2014, 26˚ bajo un cielo despejado y un sol clemente. Los dakareses están inmersos en su actividad habitual. Transportes o quebraderos de cabeza, el calor del verano y un viento teñido por la proximidad del océano, el timbre del móvil y el ruido de las radios. Cuando pasa media hora de las diez, la Ministra de Sanidad y acción social declara que un joven estudiante guineano que había sido hospitalizado y aislado en cuarentena por haber dado positivo de ébola tiene efectivamente esta enfermedad hemorrágica. Como una noticia que todo el mundo se esperaba pero que todos también temían, dada la cercanía entre Guinea Conakry, punto de partida del virus, y Senegal. 

En cinco minutos, toda la blogosfera senegalesa se puso a comentar esta información. ¿El ébola en Senegal? ¿Cómo evitaremos su propagación? ¿Qué respuesta hay que dar a la epidemia que acaba de entrar en el país? ¿Cuál ha sido el papel de las autoridades y estructuras de seguridad territorial, teniendo en cuenta que las fronteras entre ambos países se habían cerrado? ¿Cuál será el tratamiento de Senegal en la prensa internacional? Muchísimas cuestiones planteadas en los perfiles de los senegaleses en las redes sociales. Así que, diez minutos después de que se anunciase el caso, publiqué en mi perfil de Facebook el recorrido del joven guineano enfermo, describiendo de modo aproximado su viaje: la historia de un caso de ébola en Senegal, la complejidad de la cadena de contagio de una epidemia.

El joven estudiante, de 20 años, se habría contaminado, sin saberlo, al estar en contacto con su hermano, fallecido en Guinea Conakry a causa del ébola. Por lo tanto, debió haber llegado a Senegal después del entierro de su hermano. ¿Qué medio de transporte tomó? ¿Cuántas personas estuvieron en contacto con él durante el trayecto? Llegó a Dakar, a la capital de Senegal (no se nos había dicho cuándo). El paciente se presentó en el ambulatorio Unidad 9 de Parcelles Assainies el sábado 23 de agosto. El martes le derivaron a Fann, al departamento de enfermedades infecciosas. Por lo tanto, tuvo que haber vuelto a Senegal antes del sábado 23 de agosto de 2014. El martes 26 de agosto se presentó en el departamento de enfermedades infecciosas de Fann. ¿Quién le llevó al hospital? ¿En qué barrio estaba viviendo? ¿Tomó un taxi? ¿Un bus? ¿Un car rapide? ¿Un bus de transporte comunitario Dakar Dem Dikk? ¿Quién estuvo en contacto con él? ¿En qué tiendas pudo haber entrado antes? A continuación se le hospitalizó y se enviaron muestras al Instituto Pasteur (¿Tomaron precauciones los doctores en contacto con él?). El viernes 29 de agosto, la ministra confirmó el caso de ébola.

 

Por lo tanto, me planteé la cuestión de cuántas personas habían estado en contacto con él, entre Guinea y Senegal, entre estos momentos de tiempo. ¿Sabiendo que el periodo de incubación es de 3 a 21 días? ¡En una situación así el único remedio que cuenta sigue siendo la prevención! Sin dudarlo demasiado, convoqué una reunión de urgencia para decidir cómo gestionar la información, la sensibilización y la difusión de las medidas de prevención de la enfermedad y ayudar al Estado en su tarea.

 

Los ejes de la estrategia serían estos: antes de la campaña, se trataba de organizar a la comunidad y elaborar una estrategia de comunicación. Durante la campaña, era importante controlar la información, coordinar, corregir, sensibilizar. Formarse y ayudarse mutuamente, estar de guardia, compartir. Interpelar a los ciudadanos y alertarles. Después de la campaña, evaluar los resultados, compartirlos y agradecer su ayuda a los implicados.

Las decisiones: para empezar, por unanimidad, darle un nombre a la campaña: Sen Stop Ebola (en wólof, «Juntos para detener el ébola»). El hashtag sería #SenStopEbola. Se debían crear los siguientes canales para apoyarla: Facebook, Twitter, Youtube, aplicación para móvil, página web. Se decidió también responder a la invitación del Ministerio de Sanidad y crear un vínculo entre los equipos que trabajarían en Internet y los que estarían sobre el terreno para llevar a cabo acciones sincronizadas. Y crear chapas para hacer fotos en el perfil de Facebook y generar una campaña viral en las redes sociales. Crear también un logotipo que estaría en los pósteres y otros soportes (tomando como ejemplo la lucha contra el sida). Hacer unas FAQ que se mostrarían en la página de Facebook (¿Qué es el ébola? ¿Cómo protegerse de él?). Por su parte, el equipo de trabajo sobre el terreno organizaría la distribución de gel antiséptico y jabón detergente en las grandes arterias de la ciudad, en las paradas de autobús… Por último, se decidió sensibilizar a los operadores de telecomunicación sobre la necesidad de participar en la estrategia de comunicación a través de sus bases de datos de abonados.

 
 

Apoyándose en el dinamismo de la comunidad digital y de los activistas, la estrategia se puso en marcha rápidamente. Nos negamos a que la prensa internacional colocase a Senegal en la lista de países infectados, desde el momento en que el único caso, importado de Guinea, estaba bajo control. Tampoco quisimos utilizar términos susceptibles de crear una psicosis. Queríamos comunicar y crear un compromiso, aunque fuese virtual, de cada Senegalés. 

El ébola no se sube a un avión sólo. No trepa por los árboles. Nuestra posición respecto al cierre de fronteras buscaba un equilibrio justo: abrir corredores humanitarios, no aislar a nuestros hermanos, pero reforzar la seguridad en las fronteras para garantizar la libertad de las personas asegurando a la vez una vigilancia sanitaria.

 

La idea era externalizar la comunicación: permitir a cada uno que se convirtiese en activista imprimiendo los materiales o difundiéndolos. Incluso si el uso que hacía de Internet era limitado, una persona que recibía la información directamente podía convertir el tema en objeto de debate en su hogar.

¡El voluntariado! A pie de calle, asociaciones de jóvenes, como el movimiento Y’en a Marre, desarrollaron campañas sobre la importancia de lavarse las manos con agua clorada. Fuimos a seguirles.  Queríamos apuntar especialmente a las escuelas coránicas del distrito de Dakar, en las que los niños estudian dentro de espacios pequeños.

La primera cosa con la que contamos fue nuestra red de internautas, pero más allá de nuestros perfiles personales también contamos con las páginas oficiales y perfiles de personalidades influyentes. Así, recibimos el apoyo del cantante Youssou N'dour y de otros actores políticos, deportivos, culturales. N'Dour nos apoyó en cuanto tuvo la mínima ocasión. Fue el primero de los líderes que enarboló nuestra chapa de compromiso en su perfil de Twitter, y más tarde nos recibió en una reunión de trabajo en su oficina para hablar de la cuestión de la comunicación sobre el ébola. 

 

También nos apoyó Khalifa Sall, el alcalde de Dakar. Había que actuar con una actitud positiva, afirmar que el ébola trasciende las divisiones políticas.

Mantuvimos nuestra estrategia de comunicación sobre las medidas de prudencia y prevención aplicando varias medidas de urgencia. Entre ellas, avisar rápidamente a la estructura sanitaria más cercana de los casos en que una persona presentaba una fiebre acompañada de hemorragia o en que una persona hubiese estado en contacto con un enfermo, o con alguien que hubiese fallecido a causa de la enfermedad, y presentase fiebre con hemorragia.

En dos días, la comunidad senegalesa en Internet se movilizó para lanzar una acción de sensibilización e información que tuvo eco fuera del territorio, consiguiendo el apoyo de empresas de telefonía y la atención de la prensa nacional y los actores públicos. 

En Guinea, si el Estado hubiera asumido sus responsabilidades, ya no se oirían esos rumores que dicen que la Organización Mundial de la Salud inyecta el virus. Hay que aprender a tomarle el pulso a la población, partiendo de lo que la gente espera. Ahora bien, las comunidades no tienen representantes en las reuniones oficiales. Nosotros queremos ser su voz, para decir que en esta epidemia, es posible que haya una excepción senegalesa.

Cheikh  Fall
Cheikh Fall
Ciberactivista senegalés con proyección internacional. En 2012 fundó la plataforma SUNU2012 que canalizó el descontento popular frente a la candidatura de Abdoulaye Wade en las elecciones del mismo año. Representa un nuevo tipo de líder que emerge en África: jóvenes preparados que usan las redes sociales para ganar protagonismo en la vida política y en las instituciones.
 
 
Twitter: @cypher007