La familia de Rohullah Nikpai, afgano de etnia hazara, terminó en un campo de refugiados iraní tras huir de los talibanes. Allí Rohullah se formó en taekwondo para terminar asombrando a todo un país. Una historia olímpica de Toni Padilla.