«Iniciamos poco a poco el diálogo silencioso del exilio, la nostalgia compartida y así el temor ante la ciudad que devora se fue extinguiendo, masticado por dos bocas era más sencillo y rápido de engullir»