Ni turistas, ni devotas: las mujeres de las cachuchas beige hacen parte de la Caravana de Madres Centroamericanas. Una crónica de Caterina Morbiato