Ruber Osoria tomó la cámara y salió a fotografiar Chile pensando en Cuba, en la búsqueda imparable de una identidad borrosa.