¿Hasta qué punto puede la ficción modificar, alterar o influir en la realidad? ¿En qué medida puede una geografía concreta ser la base real de un mundo fantástico? ¿Qué base cultural real subyace en las regiones imaginarias de la literatura?