El grupo paramilitar más sanguinario de las guerras de los Balcanes fueron los Tigres de Arkan, liderados por un asesino, Željko Ražnatović, que salió de las gradas del estadio Marakana de Belgrado