Iniciar sesión
A
  • Altaïr Magazine en Facebook
  • Altaïr Magazine en Twitter
  • Altaïr Magazine en Instagram
Iniciar sesión
¿Aún no estás registrado?

EN BUSCA DEL HIELO PERFECTO

Patinando sobre los lagos suizos
Filip Zuan

NAIR es un proyecto y un libro del fotógrafo suizo Filip Zuan en que se retrata la actividad más esperada en el valle de Engadin cuando llega el invierno: patinar sobre los lagos helados. 

Cuando los días se vuelven más cortos y las noches más frías, el humor del otoño da paso lentamente al invierno. La expectación crece y esas mariposas tan familiares comienzan a revolotear en la boca del estómago. Son los precursores del fascinante y místico espectáculo de la naturaleza que está por venir. En estos días, el aire frío de la montaña lanza un hechizo sobre los Alpes suizos y sobre sus lagos, cubriendo las aguas con una capa transparente de hielo. Y entonces llega la hora de la observación, de las excursiones a los lagos de la montaña y del comienzo de la búsqueda del oro negro, el hielo perfecto. No hay previsiones fiables, no hay reglas; la arbitrariedad de la naturaleza manda. Aunque el tiempo es esencial —estar en el lugar adecuado en el momento adecuado— a menudo se trata de una mezcla de experiencia, presentimiento e intuición.

 
 
 

Llega el momento de dar los primeros pasos sobre el hielo virgen. Es un sentimiento de emociones puras. Por un lado, estar en medio de la naturaleza mientras te deslizas con tus patines sobre una película transparente de hielo, rodeado de nada más que paz y tranquilidad, es la mejor sensación del mundo. Flotas por encima del lago, contemplando su fondo lleno de arena, piedra y algas. Te inunda una sensación de ausencia de gravedad total. Pero por otro lado, el enorme estruendo producido por la liberación de la tensión en la capa de hielo te recuerda que estás, literalmente, patinando sobre hielo fino. Tu instinto pide prudencia, aunque la adrenalina suele ganar la batalla porque... ¡Esa sensación de volar es demasiado hermosa!

 
 

A veces, estos espectáculos naturales no duran más de unas pocas horas, a veces lo hacen semanas. Lo que es seguro es que el invierno se acerca. Las vías, los surcos y las líneas en el hielo negro se van cubriendo gradualmente con los suaves cristales de nieve hasta que el blanco se apodera por completo, dejando a su paso sonrisas y anticipando las frías noches de invierno que están por venir.

 
 

El proceso creativo del libro

 

«Me gusta vivir procesos de creación naturales para mis proyectos fotográficos personales. Siento que todo lo que me rodea fluye, se convierte en más honesto y me llega directamente al corazón. Con NAIR  fue exactamente así.

Patinar sobre los lagos helados es algo que mi familia y mis amigos hacemos cada invierno. Como siempre llevo una cámara conmigo, empecé a documentar todo lo que hacíamos. Tras comprobar los primeros resultados, supe que allí había algo y que quería convertirlo en un proyecto completo con un libro. Sentí que esta era una historia aún por contar, y quería compartir su magia.» 

 
 

El valor del proyecto

 

«Mi trabajo como fotógrafo consiste en descubrir constantemente historias para contar. Me costó un tiempo darme cuenta de que precisamente una de ellas la tenía justo enfrente de mis narices. La tradición de patinar sobre los lagos helados existe desde hace mucho tiempo aquí en el valle de Engadin. Uno de mis objetivos era capturar esa cultura y documentarla para la posteridad mediante un libro. Me encantaría poder considerar mis fotografías como algo ajeno al paso del tiempo. Deseo que alguien, dentro de 30 años, pueda ver este libro y decir: "¡Estos tíos lo estaban pasando en grande!"»

 
 
 

La perspectiva personal

 

«NAIR es y será, sin duda, mi proyecto más personal. Patinar sobre hielo es algo que me enseñó mi padre, y he estado compartiendo esta experiencia desde entonces. Es algo que puedo respirar y que me encanta. Mi esposa es una patinadora excelente; todos nuestros amigos y familiares también lo dominan, por lo que es una actividad que me transmite muy buenas vibraciones. Considero que, como fotógrafo, debes congeniar con aquello que estás fotografiando. No creo que llegue a encontrar otro proyecto con el que conecte tanto. NAIR es la cima; a partir de aquí, todo va cuesta abajo...»

 
 
 

Tiempo y técnica

 

«Con NAIR lo tuve claro desde el principio: la naturaleza dicta el ritmo. Hay que comprender que ir en búsqueda de buenas condiciones de hielo es una tarea muy complicada. Hay algunos años en que sólo podemos patinar un día; en otros, en cambio, las condiciones óptimas pueden alargarse durante semanas. ¡Nunca se sabe! 

Buscar espacios dónde instalarme, observar los lagos y, especialmente, tener en cuenta el tiempo fueron tres factores enormes de este proyecto. Como era prácticamente imposible planificar las sesiones, la gran mayoría de las fotos las tomé de forma espontánea, con muchísima influencia de la street photography. Lo que ves es lo que captas; debes pensar rápido, capturar desde tu interior... Desde un punto de vista fotográfico, intenté incorporar diferentes técnicas y estilos. Por ejemplo, en la sección de freestyle, donde retraté jugadores de hockey y chicos patinando a máxima velocidad, utilicé técnicas habituales en los fotógrafos de skateboarding y de snowboarding. Seguir a los patinadores mientras sujetas la cámara con ojo de pez a cámara lenta me permitió transmitir esa visión "fresca". Destiné mucho tiempo averiguando ángulos y estilos que convirtieran la acción de patinar sobre hielo en algo moderno, ya que es un deporte bastante tradicional.»

Filip Zuan
Filip Zuan

Actualmente reside y trabaja como director de arte y fotógrafo en St. Moritz. Su trabajo ha sido editado en publicaciones de renombre de todo el mundo. Realiza desde proyectos personales hasta fotografía comercial, desde garabatos a mano hasta proyectos de diseño corporativos. Siempre busca ver la imagen completa de la realidad, llegando a sus límites con conceptos claros, simples y honestos.