Iniciar sesión
A
  • Altaïr Magazine en Facebook
  • Altaïr Magazine en Twitter
  • Altaïr Magazine en Instagram
Iniciar sesión
¿Aún no estás registrado?

TELARES DE AYSÉN

Tradiciones del Chile patagónico
Philine von Düszeln
Pablo Ocqueteau

Viajar a Aysén es sumergirse en la realidad patagona. En la tercera provincia más grande de Chile encontramos personas que aún luchan por vivir como su tierra les enseñó. Una tierra de glaciares, bosques y grandes soledades —es la menos poblada del país— que se resiste a ser dominada y que a la vez ha forjado la identidad de sus habitantes.

Aysénprofundo es un documental interactivo multimedia que quiere suponer un homenaje a quienes han permitido que ser patagón sea sinónimo de lucha, cariño y humildad. Visita hogares y talleres de la región, revelando los secretos de oficios y tradiciones a las nuevas generaciones y a quienes desean saber cómo se vive en las tierras australes del país. 

Entre los aspectos de la cultura local que exploran Ocqueteau y von Düszeln, los autores de Aysénprofundo, se cuentan el asado al palo, el esquilado de las ovejas, la producción de queso o la carpintería tradicional. Disfrutamos aquí de la parte de su investigación referida al tratamiento de la lana, al uso doméstico del telar y la producción de ropa tradicional.   

 
 

Estamos en el campo de la señora Elisa Ramírez en Puerto Vagabundo, ubicado a unos 105 kilómetros al sur de Cochrane, lugar donde antiguamente terminaba la Carretera Austral —que conecta el Chile patagónico con el resto del país— y en el cual se encontraba el embarcadero para continuar el viaje en lancha hacia Caleta Tortel.

Aquí vive con su compañero don Checho y su hijo-nieto Leonel, acompañados además de animales varios que son parte de la casa, en la que tiene un papel destacado el perro Mentira.

 
 

La zona de Vagabundo se caracteriza por su clima lluvioso y su abundante vegetación. En el campo de la señora Elisa, que se expande ampliamente por la ribera del Baker, la familia tiene vacas, cabras, pollos, patos, gallinas. Además de tener bosques de frambuesas silvestres, cultiva todo tipo de verduras de invernadero: zanahorias, hinojo, espinacas, lechugas y yuyos.

Señora Elisa hila, tiñe y trabaja la lana al lado de su cocina a leña y en su pequeño taller para dar vida a mantas, boinas y chalecos, tanto para el uso familiar como para la venta a terceros. Para el proceso de teñido de la lana, la señora Elisa ocupa sólo productos orgánicos, que pueden ser la corteza de un árbol, frutos de calafate y un sinnúmero de productos provenientes de la tierra.

 

TIPOS DE TELARES

Las artesanas, también conocidas en la región como tejenderas, utilizan tres tipos de telar según haya sido la tradición familiar en la que aprendieron el oficio. 

El telar vertical o mapuche se coloca parado sobre una pared, formando un cuadrado sobre el que se pone la urdimbre, y la artesana trabaja sentada o parada. 

El telar horizontal o chilote, conocido también como quelgo, se arma sobre el suelo, definiendo una orientación horizontal de la urdimbre y obligando a la artesana a una postura específica, sentada o arrodillada por tiempos prolongados. 

Por último, el telar a pedales es horizontal pero se encuentra montado sobre una estructura, que permite a la artesana trabajar sentada y producir paños muy largos.

 

A metros de la casa se encuentra la tumba de una mujer tehuelche, raptada en Caleta Tortel por su amante y llevada a remo a Vagabundo a principios del siglo pasado. La cruz hecha de ciprés de las Guaitecas que señala el lugar todavía está en buen estado.

Incluso hoy en día, Vagabundo sigue siendo una región muy aislada. Dos veces por semana un barco enviado por la comunidad de Tortel lleva suministros a los colonos que habitan a lo largo de las orillas del río. En la temporada de lluvias la carretera puede estar cerrada durante varios días. Y el único dispositivo de comunicación que tiene Elisa para hablar con la gente de Caleta Tortel es un viejo radio-teléfono.

 
 

COLORES Y TEÑIDOS ORGÁNICOS

En todo el territorio de chile, el conocimiento práctico de las mujeres campesinas ha permitido obtener de plantas, arbustos y árboles los colores para el teñido de fibras y lana. Unas gamas similares en todo el país, que se mueven entre los amarillos, marrones y verdes, llegando a veces a grises y negros. 

En la región de Aysén se pueden destacar árboles como el huinque o fuinque (marrón) y el canelo o el álamo, que permiten obtener tonalidades de verde. 

Entres los arbustos destaca el calafate, cuya corteza ofrece tonalidades amarillo y cuyos frutos dan lila o violeta.

Hay también gran variedad de plantas para teñir: la raíz de nalca o pangue da tonos grises (o negros si se mezcla con el fruto del maqui). La menta o la manzanilla dan en cambio amarillos y verdes suaves. 

 
 

Aysénprofundo ha recibido financiación internacional, ha sido apoyado por la UNESCO Chile y ha recibido numerosas menciones y premios internacionales, incluyendo una mención entre los tres mejores proyectos latinoamericanos del DEUTSCHE WELLE International Journalist Award y la nominación al ONE WORLD MEDIA AWARD en Londres en 2013.

Philine von Düszeln
Philine von Düszeln

Nació en Bremen, Alemania. Ha estudiado Comunicación Audiovisual, Escenografía, Iluminación y Antropología en España, Suiza, Argentina y Alemania. Desde 2008 trabaja como documentalista, fotógrafa y periodista independiente en Alemania y Chile.

Pablo Ocqueteau
Pablo Ocqueteau

Nació en Coyhaique, Chile. Su formación académica incluye estudios en Fotografía, Diseño, Bellas Artes e Iluminación en España, Argentina y Chile. Desde 2008 trabaja como fotógrafo, documentalista y diseñador independiente en Alemania y Chile.