El deporte rey puede ser, al mismo tiempo, espacio de disidencia, protesta y reivindicación de la gente, y también vehículo propagandístico de gobiernos y dictaduras. Lo explica el historiador Carles Viñas.