«Hay algunas cosas de las cuales prefiero no hablar», dice al teléfono, «es complicado para mí ir repitiendo y reviviendo según qué momentos». Días después, y minutos antes de la presentación de su libro, Ahmad cambia de idea: “da igual, pregunta lo que quieras, tengo que hacerlo, me lo prometí».