Una crónica de Marta Monedero disfrutando del invierno feliz de Niza