El periodista Manel Alías viajó al punto habitado más frío del planeta, en la República rusa de Sajá. En un lugar donde se baja habitualmente de -60º C, Manel se preguntó: ¿Quién querría vivir aquí?