Un cuento filosófico «a la japonesa» que cuestiona el lugar que ocupamos en el mundo.