Esta es la historia de un 4x4 pintado de camuflaje que sale de Cagliari al amanecer. Podría ser un día cualquiera, pero no lo es: cielo azul, temperatura agradable y muchas ganas de hacer kilómetros a pesar del madrugón.

Es un precioso día de verano y, como todo viaje, por corto que sea, éste tiene algo especial. Hoy, con la ayuda y buen oficio de un experimentado guía —Paolo Bayre— conoceremos a algunos de los últimos «irreductibles» de la isla de Cerdeña.

Ella se llama Luisa. Él se llama Eros. Son pastores y viven a pocos metros de una de las playas más bonitas de la isla, la de Chia. Todo el mundo los conoce aquí por sus cabras y el queso que producen artesanalmente.

Han visto pasar el mundo, el desarrollo y el supuesto progreso que vino con el turismo masivo, por delante de la carretera situada frente a su casa. Hoy, ya con más de 70 años, siguen trabajando cada día, como siempre, y tienen muy clara, más que nunca, cuál sería la respuesta si alguien se llamara ...


Este contenido es sólo para suscriptores.

Consulta aquí las suscripciones que te permiten acompañarnos en este viaje.

Si ya eres suscriptor, accede indicando tu usuario y contraseña aquí debajo.