Magazine Altaïr

El blog de la redacción


Xavier Aldekoa: contar un continente que no se puede contar

Hacer entrevistas promocionales siempre es algo agotador, por muy emocionado que estés por la salida de tu libro. Xavier Aldekoa sonríe, cansado de responder un poco siempre a las mismas preguntas, pero está contento y se le nota. Hay una entrevista con nuestro director, Pere Ortín, sí, pero primero comparten comida (hummus, guacamole, arenques…) y una conversación larga y tranquila.

Sin nostalgia, intercambian recuerdos y nombres de viejas redacciones donde el periodismo estaba sobre cualquier otra consideración, aunque ahora esté bajo sospecha y vayan marchándose poco a poco los antiguos «maestros» o los «referentes». Donde un «enviado especial» lo era de verdad, y no un corresponsal por cuenta propia que se busca la vida como puede, aunque luego los medios se vanaglorien de sus reportajes.

En seguida se ponen sobre la mesa nombres como René Caillié o libros como El corazón de las tinieblas, pero sobre todo Un capitán de quince años de Julio Verne, quizás el libro que terminó de empujar a Aldekoa hacia África y el periodismo. Un periodismo que solo funciona cuando los demás abren sus puertas y su corazón y cuentan sus historias al reportero.

Ambos quisieron ser periodistas en África, y lo consiguieron, aunque a diario —cada uno a su manera— se encuentra con preguntas que no saben responder: ¿Cómo hablar de aquello que no se puede contar? ¿Cómo hablar de sufrimientos insufribles, de hambres que uno no padece, de mitos que no conoce, de ideas que no comprende? ¿Cómo describir paisajes o situaciones o sentimientos que superan el entendimiento y que se presentan muy a menudo? ¿Se puede combatir el cliché pesimista sobre África? ¿Sirve para algo esto que hacemos?

Entrevistador y entrevistado, o mejor conversadores, llegan a la conclusión de que en el fondo da igual, y que en Níger, en Calcuta, en Hong Kong o en un campo de refugiados del Este de África el cronista se nos presenta como una máquina de hacer y de hacerse preguntas, esa idea que no dejamos de repetirnos en ALTAÏR MAGAZINE.

Siguen hablando Xavier y Pere, antes de encender la cámara, de los compañeros de viaje de Aldekoa, como Júlia, Rodrigo, Barry, Javi o Jordi. De su hija de 8 meses. De otros periodistas, del magnífico trabajo que están haciendo en América Latina. Y también del pap, su plato africano preferido, una especie de pasta de mijo, que es la base alimentaria para millones de familias africanas. Un poco soso, pero «mejora cuando se acompaña con más cosas. Como la vida.»

La entrevista con Xavier Aldekoa en las Voces de ALTAÏR MAGAZINE.

Hoy, jueves 27, a las 19:00, presentación del libro Océano África en la librería Altaïr de Barcelona, en la que Xavier Aldekoa estará acompañado por Jordi Basté y Pere Ortín.

Share Button


Contar Palestina e Israel en viñetas

«Joe Sacco defiende que la objetividad no deja de ser una rémora a la hora de afrontar sus trabajos. Solo la primera persona le proporciona datos de utilidad. Defiende el trabajo en el cómic: “La ventaja de un medio intrínsecamente interpretativo como el del cómic está en que fomenta la relación personal del dibujante con cualquier sujeto que tenga a mano. Para bien o para mal, el cómic es un medio inflexible, obliga al periodista de cómics a tomar decisiones, y esto es parte del mensaje”.»

Desde hace unos años, el cómic se ha convertido en el medio de elección de muchos autores para intentar explicar o analizar de algún modo el intrincado laberinto que es el conflicto palestino-israelí. Fran García, nuestro experto en cómic y agitador cultural de cabecera en ALTAÏR MAGAZINE, ha hecho un recorrido por las novelas gráficas que mejor han tratado esta contienda, seguramente entre las más duraderas de la historia.

cronicasdejerusalenbaja«La fuente de este problema histórico se pierde en la noche de los tiempos. Es tan antigua como antiguos son los pueblos que participan en esta cruenta disputa», dice Fran García, para a continuación explicar que el cómic se ha centrado en los conflictos surgidos tras la Segunda Guerra Mundial y la creación del estado de Israel. Así, parte de Jerusalén, de Boaz Yakin y Nick Bertozzi, situado en ese momento del siglo xx, para llegar a la ya emblemática Crónica de Jerusalén, de Guy Delisle. Fran examina desde cómics que reflexionan sobre el pasado, como el Not the Israel my parents promised me de Harvey Pekar o Metralla de Rutu Modan, hasta miradas al presente de Israel, como Una judía americana perdida en Israel de Sarah Glidden, o de Palestina, como Saltar el muro, la colaboración entre el francés Maximillien Le Roy y el palestino Mahmoud Abu Srour; para terminar con una crónica periodística como la del maestro Joe Sacco, cuyas palabras abren esta entrada de blog.

Palestina: en la franja de Gaza (Planeta) y Notas al pie de Gaza (Mondadori) reconstruyen las miserias de unos para sobrevivir y las de otros por infligir esa misma miseria. Sacco encuentra en su puzzle de entrevistas y anotaciones, de experiencias y voces, la verdadera cara del horror. Los checkpoints, el muro, el hambre, la desesperanza de unas gentes abocadas a no tener futuro.

Franjas y países. La novela gráfica en el conflicto palestino-israelí, por Fran García (solo suscriptores). Pasos en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


360º alrededor de Dakar

Recuerdo como si fuera hoy la primera vez que fui a Dakar, en compañía de mi madre. La noche antes no había podido pegar ojo. Estaba ansiosa y emocionada. También tenía un poco de miedo. Miedo de no poder adaptarme, miedo de perderme. Para mí, que entonces tenía once años, Dakar no era una ciudad como las otras a las que ya había ido, siempre acompañada por mi madre. Creía que Dakar ni siquiera se encontraba en Senegal, ni en ninguna otra parte del mundo. Dakar tenía que estar en una región lejana en la que vivían seres extraordinarios, diferentes de los habitantes de mi pueblo. ¿Quizás Dakar estaba en otro planeta?

Así empieza el texto que nos ofrece la escritora Ken Bugul en el próximo monográfico 360º de ALTAÏR MAGAZINE. Bugul (seudónimo de Mariètou Mbaye Biléoma) venía de la provincia de Ndoucoumane, tierra de baobabs, y su idea de la capital senegalesa seguramente no era muy distinta de la que se puede tener en otros lugares: mítica, misteriosa, desconocida, caótica, frenética. Tan acertada o equivocada como cualquier idea preconcebida.

Dakar es el nuevo destino de los monográficos 360º de ALTAÏR MAGAZINE, como siempre lejos de la postal y de las guías al uso. La capital de Senegal es el gran polo urbano de África Occidental, una urbe en crecimiento, sometida a las mismas tensiones que se observan en todas las grandes ciudades del continente pero exhibiendo con orgullo una vida cultural en ebullición y nuevos fenómenos políticos y sociales. Una capital dinámica que nos lanza de lleno a la contemporaneidad africana.

Narraciones, crónicas, ensayos, entrevistas, fotografías… Contenidos hechos por autores locales, desde dentro: desde las imágenes del fotodocumentalista Mamadou Gomis hasta los textos de Ken Bugul, Boubacar Boris Diop, Saly Wade y muchos más que nos llevarán de viaje por Dakar como nunca antes habíamos visto.

Historias exclusivas, una visión diferente del viaje como máquina de hacer y hacerse preguntas. Este diciembre, Dakar en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


Jan Morris, el viaje y el esfuerzo

Trieste, uno de los lugares esenciales en la bibliografía de Jan Morris, fotografiada por Ludovico Sinz.

 

Viajar es esforzarse, dice Jorge Carrión en su último texto de «La tradición inquieta» para los Pasos de Altaïr, dedicado a la historiadora y viajera Jan Morris. «Lo dice la propia etimología: “travel” procede del francés “travail”; la palabra “journey” lleva en su genética “journée”, jornada, día de trabajo». Viajar como algo opuesto a «vacaciones», viajar como acción, como esfuerzo.

A los treinta y siete años, esto es, en 1963, publicó Cities (1963), un ensayo con las setenta ciudades más importantes del globo como escenario del yo. Por tanto, a los treinta y siete años ya había dado, de un modo u otro, la vuelta al mundo. Varias veces.

A los 37 años Jan Morris ya había cubierto la expedición de Hunt al Everest, había conocido al Che Guevara o al sultán de Omán, había cubierto el juicio al nazi Eichmann en 1961. A los 37 años Jan Morris ya llevaba casada catorce años, había tenido cinco hijos y todavía se llamaba James Morris. Poco después empezó su proceso de transformación en mujer, culminado con su operación de cambio de sexo en 1972.

Jorge Carrión explica en su Paso de ALTAÏR MAGAZINE que nadie mejor que ella supo describir aquel proceso en una de las piezas claves de Un mundo escrito (1950-2000). Y continúa Carrión:

A ese proceso, que demuestra que tanto la identidad (altamente inestable) como el cuerpo (dos tercios de agua) son líquidos, que sólo nuestros esfuerzos múltiples solidifican para hacerla soportable, dedicó el volumen Conundrum (1974; El enigma, en su traducción en español), que se centra en su propia metamorfosis, que —como toda—, no fue instantánea, sino el resultado de una década de tratamiento hormonal. Que la operación final se hiciera en Casablanca no deja de ser revelador.  Marruecos es la tierra de todos y de nadie para algunos de los miembros de la tradición inquieta. Y Morris tuvo que dejar, también, su huella personal y literaria sobre ella.

En los últimos cuarenta años Morris ha sido una cronista del mundo y de lo global, aparte de otras muchas cosas (por ejemplo novelista). Sigue junto a la misma persona con la que se casó hace más de sesenta años y, como dice Carrión, su vida es el mundo:

Un mundo escrito amplía el campo de acción y de batalla y de esfuerzo. La vida de Morris es el mundo. Lo real interactúa con lo íntimo, pero es analizado desde una perspectiva profesional: «Pocas veces me impliqué a fondo en los asuntos que describe este libro. Me mantengo al margen por naturaleza, observo por profesión, me atrae la soledad y me he pasado la vida mirando cosas y hechos y analizando su efecto en mi sensibilidad concreta». 

«Jan Morris. Cambios de género» (sólo para suscriptores), segundo capítulo de la serie «La tradición inquieta» de Jorge Carrión.

Share Button


El reportaje no ha muerto

Detalle-viajero-o-turista-irlanda

Hace apenas un par de décadas, menos quizás, Le Monde, The New York Times, El País o Sueddeutsche Zeitung llevaban a gala su capacidad de informar y contar el mundo, con corresponsales y enviados especiales en cada zona clave del planeta. Hace ya tiempo que eso no es así.

El reportaje ha sido abandonado en una esquina del periodismo del siglo XXI. Cuenta David Simon, ex periodista y guionista de la aclamada serie The Wire: «Empecé mi carrera como reportero del gran diario de Baltimore, el Sun. Siempre me sentí destinado a ejercer el periodismo y habría continuado este camino si la prensa americana no hubiera caído en una crisis que ha transformado completamente la idea que me había hecho de esta profesión. Como muchos diarios americanos, el Baltimore Sun fue comprado por grandes empresas mediáticas que decidieron reducir los costes de su funcionamiento para mejorar su rentabilidad. De los primeros de quienes se deshicieron fue de los reporteros».

El reportaje está enfrentado frontalmente con el periodismo rápido, la producción automatizada, los contenidos azucarados y de contenido inmediato. Requiere tiempo, conocimiento, paciencia, inversión. Lo dice María Angulo Egea en su Paso publicado en ALTAÏR MAGAZINE esta semana, «Ir allá, de donde no se regresa. Genealogía del viajero».

Turismo slow, también lo llaman, al amparo de una filosofía de la lentitud que trata de sosegar el tiempo del consumo. Y esta opción pausada me remite también al periodismo; al también denominado Slow Journalism, periodismo narrativo o crónica, como el que potenciamos y disfrutamos frente al periodismo urgente, monocromo y acelerado de algunos medios convencionales.

Habla María pero hacemos nuestras sus palabras. El reportaje no debe morir y en ALTAÏR eso es un compromiso con el lector y con el propio periodismo que vamos a llevar hasta el final. Palabra de reporteros.

Share Button


Las historias que merecen ser contadas

Sobrepuerto blog

Allá por el mes de julio, una de las reporteras de ALTAÏR MAGAZINE recibió un correo electrónico de una empresa llamada Trekking Mule que ofrecía un servicio de excursiones por el pirineo aragonés acompañados por mulas que se ocupaban del equipaje, tal y como se hacía antiguamente. Aquel correo era muy cordial, casi parecía mandado por un amigo más que por una empresa. A nuestra compañera le picó la curiosidad y empezó a investigar un poco más. Vislumbra que puede haber una historia y responde preguntando más cosas, pidiendo más información. Pronto surge la referencia a La lluvia amarilla, la novela de Julio Llamazares que describe aquel paisaje.Así, e-mail tras e-mail, empieza a tomar forma un reportaje, alejándose de lo turístico y entrando en la antropología y en la historia.

Acordar cuántas personas irán. Grabar y fotografiar los lugares y las personas que encuentran. Encontrar personajes como Enrique Sauté, etnógrafo especializado en Pirineos y que, además, es hijo de la zona; él nos guiaría por una parte de Sobrepuerto. Vivirlo en primera persona, sentir esa soledad y ese silencio, esa desolación, alejarse de la redacción y sumergirse en la realidad que vamos a contar.

ALTAÏR hace su producción propia cuando hay una historia que merece la pena ser contada. Trekking Mule nos ofreció esa posibilidad y allí estaba la historia. Y allí fuimos para contarla.

La soledad de Sobrepuerto. Una producción de Altaïr Magazine.

Share Button


El reto de la edición digital

El escritor Gonzalo Torné ha dado hoy, día 30 de octubre, el pistoletazo de salida al II Congreso del Libro Electrónico que está teniendo lugar en Barbastro (Huesca). Ponentes de todos los sectores relacionados con el e-book, desde escritores a editores pasando por traductores, correctores, bibliotecarios o libreros, hablarán durante estos dos días de temas como «la biblioteca ante el reto del libro electrónico, la suscripción digital, los cambios en los hábitos de lectura ante la irrupción de lo digital, qué papel juegan los editores en el nuevo panorama, la autoedición o las oportunidades que Internet ha dado a los escritores que publican desde la periferia», según dicen los propios organizadores del encuentro.

Sigue leyendo →

Share Button


Tan lejos, tan cerca

Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 15.27.16

«Deslocalización», qué palabra. En el mundo de la economía solo tiene una connotación negativa, para referirse a esa práctica empresarial que lleva a trasladar los centros de producción de ciertas empresas a otros puntos del globo donde los costes sean menores. Llevarnos la fábrica de aquí a ese otro país donde los salarios son inferiores y pago menos impuestos.

Sigue leyendo →

Share Button


Seguir hablando con Marcello Fois

Este jueves 16, a las 19:00 en la librería Altaïr (Gran Vía, 616, Barcelona), estará nuestro jefe de redacción, Mario Trigo, hablando con el escritor sardo Marcello Fois. O mejor dicho, seguirá hablando con él, porque Mario y Marcello empezaron ya a hablar hace unos meses, uno desde Barcelona, el otro desde su casa en Bolonia, de la nueva escritura sarda, de la isla, de la identidad, de Italia, de literatura, de la vida en general.

Marcello Fois viene al coloquio con su libro Memoria del vacío bajo el brazo, recién publicado en español por la Editorial Hoja de Lata. Una historia de bandidos sardos que dará pie a seguir esa conversación que empezó hace tiempo y que dejó reflexiones como las que siguen:

 

Sigue leyendo →

Share Button


Ingredientes de una isla a 360º

Fuego---360º-Cerdeña

Para empezar, porque es imprescindible: un fuego encendido sin prisas.

Sigue leyendo →

Share Button