Magazine Altaïr

El blog de la redacción


La ilustración del viaje y los lugares

Tlatelolco-seismo baja

Las imágenes que van con los textos de ALTAÏR MAGAZINE nunca son superfluas, nunca son redundantes, nunca son meras píldoras gráficas para ayudar a descansar al cerebro de tanta lectura. En las Voces, en los Pasos, en cada artículo de los 360º, las fotografías y la ilustración tiene entidad por sí misma, tanta como para poder hacer un ALTAÏR MAGAZINE completamente gráfico.

La ilustración acompaña los textos con estrategias muy diferentes: en el caso de la Voz que Pedro Strukelj dedicó a la presencia del escritor sardo Marcello Fois en la librería Altaïr, es narrativa. Palabras e imágenes se funden en un todo orgánico, igual que el público y el autor en la conversación. En el de Tyto Alba, que dibujó para nosotros la cabecera de los Pasos publicados por Gabi Martínez, supone una marca de familiaridad con el lector: un nuevo artículo de Gabi nos remite a los temas de la mirada, el paisaje y el viaje resumidos por las acuarelas de Alba.

Mario Linhares, en los Pasos, nos dió un ejemplo clásico de cuaderno de viaje con sus apreciaciones del paisaje y el paisanaje portugués, mientras que en el 360º de México, Esteban Azuela traducía los conceptos de la marca criminal y la necropolítica que azota México con su combinación de armas y logotipos y el gigantesco Ak-47 en el que los carniceros desarrollan su trabajo. El dibujo nos acompaña al delirio de una violencia difícil de asumir con palabras.

Mario Trigo ha ilustrado el Paso de Arturo Páramo que publicamos la semana pasada, sobre el quincuagésimo aniversario del barrio de Tlatelolco, en México DF. Para él, hacer estas ilustraciones no pasan por un mero «eh, sácate un dibujo del barrio de Tlatelolco». Él lee el texto y trata de comprender antes de dibujar:

«Una de las claves de Tlatelolco, en la realidad y en el artículo de Arturo, es la superposición de tiempos arquitectónicos: en el espacio de la unidad habitacional se unen y mezclan los edificios prehispánicos, coloniales y contemporáneos… Muchas emociones y ecos acumulados: el esplendor del mercado tlatelolca, la violencia de la conquista, la proyección moderna de los grandes edificios y sobre todo los traumas de la matanza del 68 y el terremoto del 85. Son todos fantasmas contra el decorado de las grandes construcciones. El perfil de la ciudad es tanto el de sus edificios como el de sus protagonistas trágicos o heroícos».

Panorama-de-Tlatelolco-baja

Panorama de Tlatelolco.

Una vez que se tiene una visión global y completa del tema que se está tratando, hay que hacer un trabajo similar al que hizo Arturo para componer el texto, que no es otro que tratar de transmitir una realidad a traves de la imagen, como Arturo hizo con palabras:

«El tema y el tono siempre conllevan decisiones en la ejecución. En la composición, en este caso: igualar personas y rascacielos, mezclar las perspectivas y plantar donde no se debería. Es otro modo de hacer paisaje, intentando teñir literalmente los edificios con la memoria pública del lugar. Y así una voluntaria puede ser tan alta como un edificio, una planta de elote puede crecer del pavimento y el logotipo de las olimpiadas del 68 es un faro siniestro. Habría miles de combinaciones posibles, también porque en Tlatelolco hay ya una reserva fotográfica en la que bucear como inspiración. En las instantáneas de la noche del 2 de octubre del 68, por ejemplo, podemos descubrir un gesto definitorio: la desnudez de los detenidos, manos contra la pared, contra los muros. Un gesto que resume un evento y los sentimientos que le acompañan en la memoria política».

Una ilustración en ALTAÏR MAGAZINE es también una toma de posición sobre el contenido del artículo que ilustra. Las ilustraciones son otro modo de hacer periodismo de largo aliento, de defender una manera muy concreta de contar el mundo.

Share Button


Tlatelolco: el ave fénix del DF

Tlatelolco maíz baja

Para quienes habitan aquí desde hace 50 años, cuando fue inaugurado el conjunto habitacional, es fácil entender la repulsa que da a los capitalinos la simple idea de vivir en un sitio donde se asesinó a jóvenes a quemarropa, donde un edificio con 288 apartamentos se vino abajo, o donde, se dice, hay asaltos en cada jardín o pasillo.

Es difícil sobrevivir a la propia historia negra. El barrio de Tlatelolco, en México DF, lleva más de cuarenta años intentándolo. En noviembre se cumplieron cincuenta años de la creación del barrio, sueño del mejor lugar posible para vivir en la capital mexicana. En octubre se cumplieron cuarenta y seis años de una efeméride mucho más recordada, mucho más dolorosa: la de la matanza de entre doscientos y trescientos manifestantes por disparos del ejército en la Plaza de las Tres Culturas, hoy monumento silencioso que no deja olvidar.

Yo no recuerdo la primera ocasión en que pisé Tlatelolco. Lo conocía, o creí conocerlo, por los libros de la escuela primaria. Ahí se hablaba de su enorme tianguis (mercado) a donde llegaban productos de toda la cuenca de México. Era una especie de ensoñación de un pasado idílico entre lagos, adoratorios y el aire que Humboldt calificó como el más transparente del mundo.

Habla Arturo Páramo, periodista. Las celebraciones han pasado, los fastos han terminado y los recordatorios del dolor vuelven a ser los normales, y no los del aniversario. En ALTAÏR MAGAZINE dejamos que el polvo de las efemérides se aposente y Arturo va a Tlatelolco para ver que es lo que queda después de lo del 68. Y también después de lo que pasó en 1985.

El siguiente golpe duro, asestado por un mano diferente, sucedió el 19 de septiembre de 1985 a las 07:19 de la mañana. Un sismo de 8,1 grados en la escala de Richter cimbró los cimientos del edificio Nuevo León, crujió la estructura, reventó su alma de acero y lo derrumbó como un animal prehistórico herido de muerte.

¿Cómo se sobrevive a la propia historia trágica? El paseo del periodista por el barrio descubre nuevos florecimientos, nuevos recovecos que brillan, nuevas posibilidades. El barrio como ave fénix que, más que resistirse a morir, se empeña en resucitar.

«50 años de Tlatelolco, el faro del DF». Escribe Arturo Páramo y dibuja Mario Trigo. Un nuevo Paso en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


¡Las fotos de #NavidadAltair!

Portada-blog-concurso

De Jaén a Australia… nuestros seguidores en Twitter se han sacado fotos navideñas literalmente desde cada punto del globo. Las fotos del concurso #NavidadAltair han sido divertidas, lejanas, exóticas, cercanas, familiares y hasta con algún toque vintage. ¡Vamos a verlas!

1. Hanoi, Vietnam, por @cristina__jorda: disfraces de Santa Claus a porrillo, como si fueran trajes de flamenca la semana antes de la Feria de Abril de Sevilla.

cristina__jorda

2. Montviso, Italia, por @BabiloniasT: si Heidi no vive en esa casa nos comemos el sombrero.

babiloniast

3. ¡El océano!, por @jdecelisr: No nos ha dicho dónde están, pero esos dos Papá Noeles surferos son el sueño navideño de generaciones de californianos y de amantes de los Beach Boys.

jdecelisr

4. Jaén, España, por @lettera451: la abuela de nuestra follower y sus colegas cantando mononas, villancico típico de la zona, y dándolo todo.

lettera451

5. El Castillo, Rio San Juan de Nicaragua, por @ahoratocaviajar: no se puede esperar NADA con más ganas de las que tienen los protagonistas de la foto.

ahoratocaviajar

6. Bergen, Noruega, por @MabrilMartn: la clásica navidad apacible en los países escandinavos, llena de sol y de cielos azules.

MabrilMartn

7. Tavira, Portugal, por @conectadasblog: íbamos a hacer un chiste sobre esta foto también, pero es que ese atardecer navideño quita el hipo.

conectadasblog

8. Desierto de Australia, por @dosdeviatge: navidades al estilo clásico: en camiseta y con cuarenta grados centígrados.

dosdeviatge

¡Eso ha sido todo por este año en nuestro concurso! ¡Enhorabuena a los premiados y no paremos de viajar!

Share Button


Cerrando el año entre viajes y crónicas

Ya llevábamos algunas semanas apareciendo en las redes, haciendo Voces, creando Pasos, avisando de que llegábamos. Anunciando que empezaríamos por irnos a México pero que eso solo era el principio. Entonces, un 3 de julio, nos presentamos en sociedad, en la librería de siempre —nobleza obliga— para no olvidarnos de donde venimos, pero con el propósito firme de salir de sus muros y trasladarnos al resto de lugares de habla hispana. Nacía ALTAÏR MAGAZINE y nuestra nueva casa era la Red.

Lo dijimos desde el principio, como base inamovible: el nuestro es periodismo de largo aliento y de gran recorrido, «cada historia es repasada, leída, editada, y puesta en duda varias veces antes de ver la luz. Lo mismo con cada fotografía, con el orden en el que van colocadas para fortalecer la narración; con el audiovisual ocurre del mismo modo. No precipitarnos es una decisión tomada a conciencia: si no trabajamos duro para entregaros las mejores historias, ¿por qué habríais de acompañarnos?».

Y a pesar de ello, en apenas medio año hemos producido tres monográficos completos y complejos sobre tres puntos muy diferentes del globo (México, Cerdeña y Dakar); numerosos Pasos reinventando los géneros, donde mezclamos crónica y reseña, ficción y ensayo, ilustración y prosa; y decenas de Voces de todo el mundo contando sus realidades, publicadas en abierto y gratuitas para todos los lectores. Esto es un pequeño resumen de todo ello, de lo que ALTAÏR MAGAZINE quiere ser y ha ofrecido a sus lectores:

-       En nuestros monográficos hemos ensayado nuevas formas de contar los lugares, usando nuevos formatos, como el mapa interactivo de contenidos sobre Dakar que presentamos en su 360º. También hemos dado la relevancia que se merece a la fotografía, buscando que no sea una simple ilustración sino un modo más de narrar, como la sorprendente historia de los Luchadores del polvo de Lizeth Arauz en nuestro especial sobre México. Y por supuesto no olvidamos a nuestros autores, que cuentan la realidad desde dentro y no como meros visitantes: desde Ana Claudia Rodríguez haciendo una crónica tanto personal como histórica de la emigración sarda en Argentina, hasta Simona Manna, ilustrando todo un territorio a partir de una conversación íntima y familiar. Por no hablar de nuestra apuesta por la producción local en nuestro 360º sobre Dakar, donde por una vez África no está contada desde Europa, sino desde dentro, con las voces de intelectuales como Boubacar Boris Diop, Oumar Ndao, Ken Bugul y muchos otros.

-       En nuestros Pasos hemos tenido el privilegio de contar, entre muchos otros, con dos de las mejores plumas en español a la hora de hablar y reflexionar sobre la literatura de viajes. Jorge Carrión y su serie de «La tradición inquieta», con grandes escritores y viajeros como Juan Goytisolo o Jan Morris; y Gabi Martínez y sus artículos a medio camino entre la narración y la crónica, como aquel texto espectacular sobre el zoólogo Vicente Uríos y la «resurrección» de algunas especies extintas. Eso son los Pasos en ALTAÏR, una revisión de los modos de contar, que tan bien ejemplifica el reportaje que dedicó Ralph Zapata Ruiz a la pobreza en el valle peruano de Lares: directo, preciso y sin melodrama.

-       Y nuestras Voces, nuestra cara más visible, textos en abierto y gratuitos para todos los lectores donde caben desde reseñas, como la de Belén Herrera sobre Un dragón latente de Norman Lewis, hasta crónicas de eventos relacionados con Altaïr, como la que dibujó —sí, dibujóPedro Strukelj cuando nos visitó el escritor Marcello Fois. Un espacio para voces del periodismo viajero latinoamericano, como Carolina Reymúndez y su «fin de la veranada» en Chile. Un espacio también para la producción propia de ALTAÏR MAGAZINE, como ese viaje mágico, literario y árido que hicieron nuestras redactoras por la soledad de Sobrepuerto, en el Pirineo aragonés.

Medio año. Seis meses que nos han parecido una vida, la primera de la que vamos a vivir con nuestros lectores y nuestros autores. Porque ALTAÏR MAGAZINE no es solo «una revista de viajes»: es una manera de entender el viaje, el periodismo y la vida.

¡Feliz 2015 a todas y todos!

 

 

Share Button


«Qui êtes-vous, Boubacar Boris Diop?»

boubacar sepiaAunque no podemos vernos las caras —la cámara de su ordenador no funciona— la conversación empieza a fluir: comentamos su autoexilio voluntario en la tranquila cuidad de Saint Louis, donde se dedica a la docencia y en la que «aún se puede ver el mar»; detalles casi inconfesables relacionados con nuestra pasión común por el fútbol; la admiración compartida por la ironía de Borges; y, entre risas, de una antigua portada del número 16 de la ya desaparecida revista francesa Sépia que tengo en mis manos y dónde hace 20 años se le veía «muy joven» bajo un titular que sirve de inicio a esta larga conversación y preguntaba: «Qui êtes-vous, Boubacar Boris Diop?» 

Esa portada la tenía guardada Pere Ortín, nuestro director, y es la que ilustra esta entrada del blog. ¡La tenía guardada! Sí que se ve joven a Boubacar, quien con el tiempo se ha convertido en uno de los intelectuales de referencia de nuestro tiempo, no sólo africano, sino en todo el mundo. Novelista, ensayista, filósofo, periodista… ¿Quién eres, Boubacar Boris Diop?

—Soy la suma de los libros que he escrito, de las vidas que he vivido, de toda gente que he conocido y de las muchas experiencias que he tenido y que me cambiaron. Soy ese itinerario vital. Soy también un niño de la Medina de Dakar y eso es una forma de rebelión. Ser un niño de la Medina es, de algún modo, estar en disidencia perpetua.

A lo largo de la larga conversación que tienen ambos —bendito Skype, bendito Internet— van surgiendo paulatinamente los temas recurrentes de Boubacar Boris Diop: su nostalgia de la Dakar de su infancia, el gusto por la lectura aprendido de su padre; la convivencia de la revolución, la esperanza, el desencanto y el fracaso en sus libros; la influencia de las obras de Cheikh Hamidou Kane y otros autores senegaleses; y sobre todo el hartazgo del pesimismo occidental hacia África, de la condena previa que se hace del africano, señalado como sin futuro y fracasado antes de empezar siquiera a vivir.

En todos estos años reprocho al afropesimismo el querer juzgar y condenar a África tras sólo unos decenios de falsa independencia (después de siglos de relación destructiva con Europa). Es, al menos, prematuro.

Es imposible resumir aquí la profundidad y la complejidad de los temas tratados en la conversación entre Pere Ortín y Boubacar Boris Diop (¿Cuándo una entrevista deja de serlo para pasar a ser una conversación?). Queda aún en el tintero la relación con Europa, con Francia, el horror de la muerte en el océano buscando un futuro en el viejo continente. O la lengua, el abandono progresivo del francés en beneficio del wólof, en busca de poder expresar quién es en la lengua original de su tierra. Porque, como él mismo dice, «decidí cambiar al wólof para poder merecerme también el respeto de los demás. Se trata de incluir en el ámbito del saber y de la creación literaria a la inmensa mayoría de nuestro pueblo

Lee, mira y escucha la entrevista completa de Pere Ortín a Boubacar Boris Diop en nuestro 360º dedicado a Dakar en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


Concurso #NavidadAltair

Portada-blog-concurso

Ver los ritos de Sumatra, pasear por México DF, bañarse en el mar de Johannesburgo o comer bacalhau en Oporto… No hay dos navidades iguales; basta con alejarse unos cuantos kilómetros (o unos cuantos miles).

¡Queremos ver tus navidades más viajeras! En ALTAÏR MAGAZINE hemos lanzado un concurso para que nos enseñes una foto de las navidades más exóticas (o no) que hayas pasado. ¿Bañándote en el mar al cambiar de año? ¿Al lado de un volcán? ¿Comiendo lentejas en el sur de Italia? ¿En una cabaña en los bosques de Maine? ¿Corriendo la San Silvestre-Vallecana en Madrid? ¡Todo nos vale!

REGALAMOS 3 SUSCRIPCIONES ANUALES A ALTAÏR MAGAZINE ENTRE LOS PARTICIPANTES

Participar es así de fácil:

  1. Síguenos en nuestra cuenta de Twitter: @altairmagazine
  2. Publica una foto de tus navidades más viajeras en tu cuenta de twitter con el hashtag #NavidadAltair

 

¡Tienes hasta el 6 de enero para publicar tu foto! ¡Participa y gana una suscripción a Altaïr Magazine valorada en 60€!

 

BASES DEL CONCURSO #NAVIDADALTAIR

Premios: se establecen tres premios consistentes en una suscripción anual a la revista digital ALTAÏR MAGAZINE para cada uno de los premiados, efectiva desde el día 12 de enero de 2015. Dicha suscripción tiene un pvp habitual de 60 euros.

Selección de los premiados: las tres personas premiadas se seleccionarán por sorteo entre todos aquellos participantes en el concurso que cumplan con las condiciones establecidas en estas bases en tiempo y forma. El sorteo se celebrará en las oficinas de ALTAÏR MAGAZINE al día siguiente del final del plazo del concurso y en presencia del equipo de la revista.

Reglas de participación:

-       El concurso se desarrollará en la red social Twitter.

-       Para poder participar es necesario publicar una foto personal (tomada por el/la participante o en la que él o ella aparezcan) en la propia cuenta de Twitter acompañada del hashtag «NavidadAltair».

-       Los participantes tendrán que ser seguidores de la cuenta @AltairMagazine de Twitter cuando se celebre el sorteo para que su participación sea válida.

-       El tema de la fotografía será «Navidades viajeras» y deberá ser una imagen tomada durante las fiestas navideñas o de año nuevo en algún lugar del mundo curioso, exótico o divertido.

-       Solo se puede participar con UNA foto y UNA sola vez.

-       ALTAÏR MAGAZINE se reserva el derecho a descalificar a cualquier persona participante si incumple de algún modo alguna de estas reglas.

Plazos: el concurso #NavidadAltair comenzará el jueves 18 de diciembre y terminará el martes 6 de enero, ambas fechas inclusive. Todas las fotos subidas a Twitter que cumplan las condiciones establecidas en estas bases entrarán en el sorteo, que se celebrará los días 7 u 8 de enero de 2015. Los ganadores serán contactados vía Twitter y anunciados públicamente en las redes sociales de ALTAÏR MAGAZINE

Derechos: ALTAÏR MAGAZINE se reserva el derecho a utilizar las fotos participantes en el concurso para elaborar una o más entradas en el blog de la revista (www.altairmagazine.com/blog) con una selección de los participantes, a modo de resumen y comentario del concurso. Altaïr podrá hacer otros usos de las fotografías sólo previa comunicación y acuerdo con sus autores.

La participación en este concurso implica la aceptación de estas normas por parte de sus participantes.

 

Share Button


Juan Goytisolo y el viaje hacia el otro

Carrión-Goytisolo-recrote-blogEn un texto dedicado al pequeño pueblo barcelonés de Arenys de Munt, uno de los teatros de su infancia burguesa, Goytisolo evocaba la definición benjaminiana de la memoria como puesta en escena del pasado. Quien recuerda se convierte más en topógrafo que en historiador. Poner sobre un mapa los espacios de su obra supone acumular puntos rojos en las ciudades norteamericanas de cuyas universidades ha sido profesor; y en los países de América Latina por donde ha viajado más como escritor invitado que como cronista.

Cuando Juan Goytisolo incluye una página en árabe al final de su novela Juan sin tierra está marcando una distancia consciente con su patria de nacimiento, con España, con Barcelona. Goytisolo se marchó por primera vez en los años cincuenta y desde entonces sus viajes son siempre viajes de alejamiento, de vivir en otra parte, de escribir en otra lengua, de ser otro.

Y a pesar de todo ello, dice Jorge Carrión que «ha trabajado siempre en contra de España. Es decir, nunca ha permitido que España dejara de tener un papel preponderante en su literatura. En las primeras novelas, más o menos inscritas en el realismo social, Barcelona y el estado franquista son los escenarios inevitables». La contradicción de marcharse y de escribir para el otro sin poder dejar nunca de ser él mismo y de reconocer Barcelona como su propia ciudad. «De algún modo, en los sesenta, mientras se estaba alejando, ya intuía que el vínculo con Barcelona era para siempre».

En un momento en el que el nombre de Goytisolo está en boca de todos por su flamante Premio Cervantes 2014, Carrión rescata su faceta de viajero para su serie de «La tradición inquieta». Y tal vez sea el más personal de todos ellos, el que menos escribe de viajes para sus lectores previstos (sus compatriotas, con los que comparte lengua y tradición) y más para las personas de los lugares a los que viaja, los otros. Como dice el propio Carrión a propósito de Estambul Otomano:

Un libro de viajes sin viajes, es decir, con vida (con vivencias) y con libros (con lecturas), pero sin ruta (sin desplazamientos). Un libro sin presente, sin historias de personas que puedan sentirse heridas con el retrato, sin posibles lectores ofendidos en caso de traducción. Sin crítica.

Lee el Paso completo (solo suscriptores) de Jorge Carrión en ALTAÏR MAGAZINE: Juan Goytisolo o la contradicción.

Share Button


Dakar: un índice para una ciudad infinita (y II)

Cabecera Dakar 2.0 (desfile de Adama Paris) - Mamadou Gomis

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que fui a Dakar, en compañía de mi madre. La noche anterior no había podido pegar ojo. Estaba ansiosa y emocionada; también tenía un poco de miedo. Miedo a no poder adaptarme, miedo a perderme. Para mí, que entonces tenía once años, Dakar no era una ciudad como las otras a las que ya había ido, siempre acompañada por mi madre. Creía que Dakar ni siquiera se encontraba en Senegal, ni en ninguna otra parte del mundo. Dakar tenía que estar en una región lejana en la que vivían seres extraordinarios, diferentes de los habitantes de mi pueblo. ¿Quizás Dakar estaba en otro planeta? ¡Salía de mi pueblo con mi imaginación vagabunda en bandolera para ir a esa ciudad de la que la gente hablaba con admiración y temor secreto!

Así describe la escritora senegalesa Ken Bugul su primer viaje a la capital, una ciudad que era para ella tan extraña y tan misteriosa, tan desconocida, como lo es para el resto del planeta que no vive allí. Ella nos cuenta su primer viaje pero también los sucesivos, que han ido configurando la silueta de la ciudad en la que vive de un modo personal e irremplazable: EN LA GARE DE DAKAR es el regalo en forma de texto que nos hace Bugul en nuestro 360º de ALTAÏR MAGAZINE. Ya vimos parte de los contenidos que podemos encontrar dentro hace unos días, y hoy revisamos el resto:

BOUBACAR BORIS DIOP – Entrevista de Pere Ortín al escritor de los mil colores, pensador, periodista, figura de referencia de la cultura senegalesa. Podremos oírlo y leerlo, y nos hablará de cómo afectó el genocidio de Ruanda a su escritura y por qué ha tomado la decisión de publicar en wólof.

EL WÓLOF CONTRA EL FRANCÉS – Uno era musulmán muridí, wólof y anticolonialista. El otro, católico, serer y francófilo. Uno, Cheikh Anta Diop, fue uno de los científicos y antropólogos más importantes del estado africano. El otro, Léopold Sédar Senghor, fue presidente de la República de Senegal durante veinte años. Boubacar Boris Diop cuenta sus vidas paralelas.

DAKAR LA INEFABLE – Un extracto de la obra del mismo título del recientemente fallecido Oumar Ndao, un retrato de la capital a medio camino entre la crónica histórica y el diario de viajes.

BLACK SURF DAKAR – El periodista y fotógrafo Alex Ndongo Gaye nos acerca a la figura de Oumar Seye, leyenda del surf senegalés.

¡DIME, DAKAR! – Una carta de amor a la ciudad, poética y personal, por parte de Massamba Guèye, Director General del Teatro Nacional Daniel Sorano, en Dakar.

100 AÑOS DE LA MEDINA DE DAKAR – El periodista Abdou Khadre Gaye hace un recorrido por los cien años de vida del popular barrio de la ciudad.

CONFESIONARIO EN NEGRO Y AMARILLO Cheikh Fall nos enseña las aventuras de los muy particulares taxistas de Dakar.

EN ÁFRICA, UNA IMAGEN NO ES REALMamadou Gomis, responsable de las fotos de todo nuestro especial, y la lucha por el punto de vista fotográfico en su propia ciudad.

YÉKINI, LE ROI DES ARÈNES – Finalmente, Fran García, nuestro experto en cómic, analiza la novela gráfica de Lisa Lugrin y Clément Xavier sobre un deporte tan especial como la lucha senegalesa y sobre Yékini, su más grande luchador.

 

Veinte artículos, veinte temas, llenos de fotografías, de mapas, de entrevistas y de historias. Y se nos quedan cortos, porque Dakar, pese a todo, sigue siendo infinita.

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.

Share Button


Dakar: un índice para una ciudad infinita (I)

CABECERA_Car-rapideDice nuestro editorial, con el que se abre el monográfico 360˚ sobre Dakar de ALTAÏR MAGAZINE: «Hoy, Dakar es una ciudad que cambia todos los días, tolerante y abierta, donde Alá sigue siendo “grande”, pero sabe convivir; en construcción permanente…» Y concluye, más adelante: «…en la que el renacimiento africano mira al océano, y donde la vida es un laberinto improbable».

Y sí, así es Dakar, tan inabarcable que hemos decidido publicar hasta veinte artículos diferentes en el monográfico. Y todos han sido hechos por autores locales o giran alrededor de ellos, los habitantes de la capital senegalesa, los hablantes de francés y de wólof, quienes conocen la realidad de la ciudad de primera mano, viajeros desde dentro. Y estas son algunas de las cosas que nos han contado:

EL MAPA DEL 360º – Una producción propia de ALTAÏR MAGAZINE, un viaje fotográfico y de contenido por nuestro especial directamente sobre el mapa de Dakar.

UN VIAJE DE CHINA A DAKAR. DE KAIFENG A CENTENAIRE – El profesor Daouda Cissé nos acerca al comercio chino en la muy bulliciosa Avenida Centenaire.

CINÉ BANLIEU – El cineasta Keba Danso nos pone en contacto con el «cine suburbio», las pantallas periféricas y el festival del barrio de Pikine.

LA PENÍNSULA DESHIDRATADA – El escritor Boubacar Boris Diop pone sobre el papel cómo era la Dakar de su infancia y cómo es la actual, de crecimiento urbanístico desaforado.

SÉ FUERTE, FADEL – Entrevista de Pere Ortín a Fadel Barro, el símbolo de una nueva África, cara visible del movimiento Y’En a Marre («Ya basta»).

DAKAR 2.0 – La bloguera Ken Aicha Sy se acerca al arte y a la música contemporánea que surge y se desarrolla en centro de la ciudad.

EBOLA SOCIAL NETWORKCheikh Fall, ciberactivista, explica cómo funciona el activismo senegalés en las redes sociales con el ejemplo de las campañas de alerta y prevención contra el virus.

LUX MEA LEX. LA UNIVERSIDAD CHEIKH ANTA DIOP – La historia de la mítica UCAD contada por el periodista Moustapha Diop.

LIBERTAD, MODERNIDAD Y UN TOQUE DE ELENGANCIA – Entrevista del equipo de ALTAÏR MAGAZINE a Adama Paris, diseñadora de moda y creadora de la Dakar Fashion Week.

VIVES VOIX – Un reportaje sobre la odisea de ser editor de libros en la capital senegalesa.

 

Y esto solo es una parte. Porque, como bien sabemos en ALTAÏR MAGAZINE, Dakar siempre está por descubrir…

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.

Share Button


Érase una vez en Dakar

Ya hace seis mil años que llegaron los primeros pescadores buscando alimento y hogar a sus costas. Guerras, conflictos y la colonización francesa acabaron configurando un lugar que hace apenas siglo y medio no era más que un puñado de chozas.

Decimos en nuestro editorial:

Una afirmación rotunda: las grandes ciudades africanas no existen para formar una suerte de segunda división o liga B de los destinos mundiales. De Ciudad del Cabo a Nairobi y de Lagos a Dakar, son uno de los antídotos frente a la mirada neocolonial que, conscientes o no, llevamos en nuestro equipaje. Existen, también, para ser vividas y disfrutadas más allá de las postales turísticas estandarizadas, que, en el caso del África negra, deben llevar siempre la preceptiva jirafa, el no menos importante baobab, el acostumbrado tambor ancestral y un destacado atardecer rojo.

Se llama Ndakaaru en la lengua wólof, la lengua mayoritaria de sus habitantes. En Occidente la conocemos como Dakar y es caótica, apasionante, extrema, ruidosa, llena de contrastes, de excesos, de aristas y de lugares y personas insólitas y fascinantes.

Veinte artículos, casi en su totalidad obra de autores locales, contados en primera persona, de primera mano. Música, filosofía, lengua, cine, gastronomía, fotografía, antropología, urbanismo, sociología, arte, política, un mapa interactivo, decenas de imágenes entre fotografía y dibujos.

Bienvenidos a Dakar, nuestro nuevo 360º en ALTAÏR MAGAZINE. Pasen y lean.

Share Button