Magazine Altaïr

El blog de la redacción


Concurso #NavidadAltair

Portada-blog-concurso

Ver los ritos de Sumatra, pasear por México DF, bañarse en el mar de Johannesburgo o comer bacalhau en Oporto… No hay dos navidades iguales; basta con alejarse unos cuantos kilómetros (o unos cuantos miles).

¡Queremos ver tus navidades más viajeras! En ALTAÏR MAGAZINE hemos lanzado un concurso para que nos enseñes una foto de las navidades más exóticas (o no) que hayas pasado. ¿Bañándote en el mar al cambiar de año? ¿Al lado de un volcán? ¿Comiendo lentejas en el sur de Italia? ¿En una cabaña en los bosques de Maine? ¿Corriendo la San Silvestre-Vallecana en Madrid? ¡Todo nos vale!

REGALAMOS 3 SUSCRIPCIONES ANUALES A ALTAÏR MAGAZINE ENTRE LOS PARTICIPANTES

Participar es así de fácil:

  1. Síguenos en nuestra cuenta de Twitter: @altairmagazine
  2. Publica una foto de tus navidades más viajeras en tu cuenta de twitter con el hashtag #NavidadAltair

 

¡Tienes hasta el 6 de enero para publicar tu foto! ¡Participa y gana una suscripción a Altaïr Magazine valorada en 60€!

 

BASES DEL CONCURSO #NAVIDADALTAIR

Premios: se establecen tres premios consistentes en una suscripción anual a la revista digital ALTAÏR MAGAZINE para cada uno de los premiados, efectiva desde el día 12 de enero de 2015. Dicha suscripción tiene un pvp habitual de 60 euros.

Selección de los premiados: las tres personas premiadas se seleccionarán por sorteo entre todos aquellos participantes en el concurso que cumplan con las condiciones establecidas en estas bases en tiempo y forma. El sorteo se celebrará en las oficinas de ALTAÏR MAGAZINE al día siguiente del final del plazo del concurso y en presencia del equipo de la revista.

Reglas de participación:

-       El concurso se desarrollará en la red social Twitter.

-       Para poder participar es necesario publicar una foto personal (tomada por el/la participante o en la que él o ella aparezcan) en la propia cuenta de Twitter acompañada del hashtag «NavidadAltair».

-       Los participantes tendrán que ser seguidores de la cuenta @AltairMagazine de Twitter cuando se celebre el sorteo para que su participación sea válida.

-       El tema de la fotografía será «Navidades viajeras» y deberá ser una imagen tomada durante las fiestas navideñas o de año nuevo en algún lugar del mundo curioso, exótico o divertido.

-       Solo se puede participar con UNA foto y UNA sola vez.

-       ALTAÏR MAGAZINE se reserva el derecho a descalificar a cualquier persona participante si incumple de algún modo alguna de estas reglas.

Plazos: el concurso #NavidadAltair comenzará el jueves 18 de diciembre y terminará el martes 6 de enero, ambas fechas inclusive. Todas las fotos subidas a Twitter que cumplan las condiciones establecidas en estas bases entrarán en el sorteo, que se celebrará los días 7 u 8 de enero de 2015. Los ganadores serán contactados vía Twitter y anunciados públicamente en las redes sociales de ALTAÏR MAGAZINE

Derechos: ALTAÏR MAGAZINE se reserva el derecho a utilizar las fotos participantes en el concurso para elaborar una o más entradas en el blog de la revista (www.altairmagazine.com/blog) con una selección de los participantes, a modo de resumen y comentario del concurso. Altaïr podrá hacer otros usos de las fotografías sólo previa comunicación y acuerdo con sus autores.

La participación en este concurso implica la aceptación de estas normas por parte de sus participantes.

 

Share Button


Juan Goytisolo y el viaje hacia el otro

Carrión-Goytisolo-recrote-blogEn un texto dedicado al pequeño pueblo barcelonés de Arenys de Munt, uno de los teatros de su infancia burguesa, Goytisolo evocaba la definición benjaminiana de la memoria como puesta en escena del pasado. Quien recuerda se convierte más en topógrafo que en historiador. Poner sobre un mapa los espacios de su obra supone acumular puntos rojos en las ciudades norteamericanas de cuyas universidades ha sido profesor; y en los países de América Latina por donde ha viajado más como escritor invitado que como cronista.

Cuando Juan Goytisolo incluye una página en árabe al final de su novela Juan sin tierra está marcando una distancia consciente con su patria de nacimiento, con España, con Barcelona. Goytisolo se marchó por primera vez en los años cincuenta y desde entonces sus viajes son siempre viajes de alejamiento, de vivir en otra parte, de escribir en otra lengua, de ser otro.

Y a pesar de todo ello, dice Jorge Carrión que «ha trabajado siempre en contra de España. Es decir, nunca ha permitido que España dejara de tener un papel preponderante en su literatura. En las primeras novelas, más o menos inscritas en el realismo social, Barcelona y el estado franquista son los escenarios inevitables». La contradicción de marcharse y de escribir para el otro sin poder dejar nunca de ser él mismo y de reconocer Barcelona como su propia ciudad. «De algún modo, en los sesenta, mientras se estaba alejando, ya intuía que el vínculo con Barcelona era para siempre».

En un momento en el que el nombre de Goytisolo está en boca de todos por su flamante Premio Cervantes 2014, Carrión rescata su faceta de viajero para su serie de «La tradición inquieta». Y tal vez sea el más personal de todos ellos, el que menos escribe de viajes para sus lectores previstos (sus compatriotas, con los que comparte lengua y tradición) y más para las personas de los lugares a los que viaja, los otros. Como dice el propio Carrión a propósito de Estambul Otomano:

Un libro de viajes sin viajes, es decir, con vida (con vivencias) y con libros (con lecturas), pero sin ruta (sin desplazamientos). Un libro sin presente, sin historias de personas que puedan sentirse heridas con el retrato, sin posibles lectores ofendidos en caso de traducción. Sin crítica.

Lee el Paso completo (solo suscriptores) de Jorge Carrión en ALTAÏR MAGAZINE: Juan Goytisolo o la contradicción.

Share Button


Dakar: un índice para una ciudad infinita (y II)

Cabecera Dakar 2.0 (desfile de Adama Paris) - Mamadou Gomis

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que fui a Dakar, en compañía de mi madre. La noche anterior no había podido pegar ojo. Estaba ansiosa y emocionada; también tenía un poco de miedo. Miedo a no poder adaptarme, miedo a perderme. Para mí, que entonces tenía once años, Dakar no era una ciudad como las otras a las que ya había ido, siempre acompañada por mi madre. Creía que Dakar ni siquiera se encontraba en Senegal, ni en ninguna otra parte del mundo. Dakar tenía que estar en una región lejana en la que vivían seres extraordinarios, diferentes de los habitantes de mi pueblo. ¿Quizás Dakar estaba en otro planeta? ¡Salía de mi pueblo con mi imaginación vagabunda en bandolera para ir a esa ciudad de la que la gente hablaba con admiración y temor secreto!

Así describe la escritora senegalesa Ken Bugul su primer viaje a la capital, una ciudad que era para ella tan extraña y tan misteriosa, tan desconocida, como lo es para el resto del planeta que no vive allí. Ella nos cuenta su primer viaje pero también los sucesivos, que han ido configurando la silueta de la ciudad en la que vive de un modo personal e irremplazable: EN LA GARE DE DAKAR es el regalo en forma de texto que nos hace Bugul en nuestro 360º de ALTAÏR MAGAZINE. Ya vimos parte de los contenidos que podemos encontrar dentro hace unos días, y hoy revisamos el resto:

BOUBACAR BORIS DIOP – Entrevista de Pere Ortín al escritor de los mil colores, pensador, periodista, figura de referencia de la cultura senegalesa. Podremos oírlo y leerlo, y nos hablará de cómo afectó el genocidio de Ruanda a su escritura y por qué ha tomado la decisión de publicar en wólof.

EL WÓLOF CONTRA EL FRANCÉS – Uno era musulmán muridí, wólof y anticolonialista. El otro, católico, serer y francófilo. Uno, Cheikh Anta Diop, fue uno de los científicos y antropólogos más importantes del estado africano. El otro, Léopold Sédar Senghor, fue presidente de la República de Senegal durante veinte años. Boubacar Boris Diop cuenta sus vidas paralelas.

DAKAR LA INEFABLE – Un extracto de la obra del mismo título del recientemente fallecido Oumar Ndao, un retrato de la capital a medio camino entre la crónica histórica y el diario de viajes.

BLACK SURF DAKAR – El periodista y fotógrafo Alex Ndongo Gaye nos acerca a la figura de Oumar Seye, leyenda del surf senegalés.

¡DIME, DAKAR! – Una carta de amor a la ciudad, poética y personal, por parte de Massamba Guèye, Director General del Teatro Nacional Daniel Sorano, en Dakar.

100 AÑOS DE LA MEDINA DE DAKAR – El periodista Abdou Khadre Gaye hace un recorrido por los cien años de vida del popular barrio de la ciudad.

CONFESIONARIO EN NEGRO Y AMARILLO Cheikh Fall nos enseña las aventuras de los muy particulares taxistas de Dakar.

EN ÁFRICA, UNA IMAGEN NO ES REALMamadou Gomis, responsable de las fotos de todo nuestro especial, y la lucha por el punto de vista fotográfico en su propia ciudad.

YÉKINI, LE ROI DES ARÈNES – Finalmente, Fran García, nuestro experto en cómic, analiza la novela gráfica de Lisa Lugrin y Clément Xavier sobre un deporte tan especial como la lucha senegalesa y sobre Yékini, su más grande luchador.

 

Veinte artículos, veinte temas, llenos de fotografías, de mapas, de entrevistas y de historias. Y se nos quedan cortos, porque Dakar, pese a todo, sigue siendo infinita.

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.

Share Button


Dakar: un índice para una ciudad infinita (I)

CABECERA_Car-rapideDice nuestro editorial, con el que se abre el monográfico 360˚ sobre Dakar de ALTAÏR MAGAZINE: «Hoy, Dakar es una ciudad que cambia todos los días, tolerante y abierta, donde Alá sigue siendo “grande”, pero sabe convivir; en construcción permanente…» Y concluye, más adelante: «…en la que el renacimiento africano mira al océano, y donde la vida es un laberinto improbable».

Y sí, así es Dakar, tan inabarcable que hemos decidido publicar hasta veinte artículos diferentes en el monográfico. Y todos han sido hechos por autores locales o giran alrededor de ellos, los habitantes de la capital senegalesa, los hablantes de francés y de wólof, quienes conocen la realidad de la ciudad de primera mano, viajeros desde dentro. Y estas son algunas de las cosas que nos han contado:

EL MAPA DEL 360º – Una producción propia de ALTAÏR MAGAZINE, un viaje fotográfico y de contenido por nuestro especial directamente sobre el mapa de Dakar.

UN VIAJE DE CHINA A DAKAR. DE KAIFENG A CENTENAIRE – El profesor Daouda Cissé nos acerca al comercio chino en la muy bulliciosa Avenida Centenaire.

CINÉ BANLIEU – El cineasta Keba Danso nos pone en contacto con el «cine suburbio», las pantallas periféricas y el festival del barrio de Pikine.

LA PENÍNSULA DESHIDRATADA – El escritor Boubacar Boris Diop pone sobre el papel cómo era la Dakar de su infancia y cómo es la actual, de crecimiento urbanístico desaforado.

SÉ FUERTE, FADEL – Entrevista de Pere Ortín a Fadel Barro, el símbolo de una nueva África, cara visible del movimiento Y’En a Marre («Ya basta»).

DAKAR 2.0 – La bloguera Ken Aicha Sy se acerca al arte y a la música contemporánea que surge y se desarrolla en centro de la ciudad.

EBOLA SOCIAL NETWORKCheikh Fall, ciberactivista, explica cómo funciona el activismo senegalés en las redes sociales con el ejemplo de las campañas de alerta y prevención contra el virus.

LUX MEA LEX. LA UNIVERSIDAD CHEIKH ANTA DIOP – La historia de la mítica UCAD contada por el periodista Moustapha Diop.

LIBERTAD, MODERNIDAD Y UN TOQUE DE ELENGANCIA – Entrevista del equipo de ALTAÏR MAGAZINE a Adama Paris, diseñadora de moda y creadora de la Dakar Fashion Week.

VIVES VOIX – Un reportaje sobre la odisea de ser editor de libros en la capital senegalesa.

 

Y esto solo es una parte. Porque, como bien sabemos en ALTAÏR MAGAZINE, Dakar siempre está por descubrir…

360º de ALTAÏR MAGAZINE, monográfico sobre Dakar.

Share Button


Érase una vez en Dakar

Ya hace seis mil años que llegaron los primeros pescadores buscando alimento y hogar a sus costas. Guerras, conflictos y la colonización francesa acabaron configurando un lugar que hace apenas siglo y medio no era más que un puñado de chozas.

Decimos en nuestro editorial:

Una afirmación rotunda: las grandes ciudades africanas no existen para formar una suerte de segunda división o liga B de los destinos mundiales. De Ciudad del Cabo a Nairobi y de Lagos a Dakar, son uno de los antídotos frente a la mirada neocolonial que, conscientes o no, llevamos en nuestro equipaje. Existen, también, para ser vividas y disfrutadas más allá de las postales turísticas estandarizadas, que, en el caso del África negra, deben llevar siempre la preceptiva jirafa, el no menos importante baobab, el acostumbrado tambor ancestral y un destacado atardecer rojo.

Se llama Ndakaaru en la lengua wólof, la lengua mayoritaria de sus habitantes. En Occidente la conocemos como Dakar y es caótica, apasionante, extrema, ruidosa, llena de contrastes, de excesos, de aristas y de lugares y personas insólitas y fascinantes.

Veinte artículos, casi en su totalidad obra de autores locales, contados en primera persona, de primera mano. Música, filosofía, lengua, cine, gastronomía, fotografía, antropología, urbanismo, sociología, arte, política, un mapa interactivo, decenas de imágenes entre fotografía y dibujos.

Bienvenidos a Dakar, nuestro nuevo 360º en ALTAÏR MAGAZINE. Pasen y lean.

Share Button


1 Comment

En Cusco una vez hubo un imperio

lares16blog

Luis conoce su desorden y lo administra con eficacia. Su casa es gélida y afuera el aire azota la cara como un latigazo endemoniado. Vivir en la cresta de los cerros de Ccollana es un desafío a la resistencia humana. Un acto heroico. Pero eso no lo sabe Luis ni le importa saberlo. Hay preocupaciones más tangibles, como pastar las ovejas y los cerdos, cultivar la chacra, pescar truchas en el río Huasacmayo, o hacer ayni (trabajo comunal que aún pervive en los Andes). No hay tiempo para filosofar sobre su estilo de vida.

La región de Cusco, en Perú, alberga la ciudad homónima, considerada la ciudad habitada más antigua de América, que fue capital del otrora poderoso Imperio inca. Hoy es una región deprimida, en la que se sitúa el distrito de Lares, el más pobre de todo el país, con un 97,8% de pobreza y un 89.2% de pobreza extrema. Ccollana es una de sus comunidades, y allá fueron el periodista Ralph Zapata Ruiz y el fotógrafo Álvaro Franco para contar cómo se vive de aquella parte.

Frío, condiciones extremas, distancias larguísimas que recorrer a pie, ya sea para ir al médico, a la escuela, a llevar al ganado a pastar o cualquier otra cosa. Ser habitante de Lares es un acto de supervivencia en sí mismo.

Luis ha servido el desayuno: café con papas nativas y maíz cancha. Es el segundo día que comemos lo mismo. Pero aquí, en esta comunidad ausente en los mapas y en las guías de turismo, no hay mucho que elegir. La gente se alimenta con lo que cultiva. Su dieta alimenticia carece de proteínas, minerales y vitaminas. Álvaro se disculpa porque no comerá nada: su estómago es un revoltijo de dolores.

Ir a la escuela es otra odisea: no solo por lo que tardan los chicos y las chicas en llegar a clase sino porque la mayoría no terminarán sus estudios. Se pondrán a trabajar con sus familias apenas puedan, aunque ya ayudan en la faena desde bien pequeños. Solo cuatro o cinco acabarán la secundaria.

En la institución educativa 50206 de Pampacorral-Lares estudian cincuenta alumnos de las comunidades de Ccollana, Mauccau, Quinzapuccio, Qolqanpata y Mapacocha. La mayoría de ellos camina entre dos y cuatro horas todos los días, para llegar hasta el colegio. Hay una movilidad del municipio que los recoge, pero solo a quienes viven cerca de la carretera. La justicia, en este lugar como en otros recovecos del Perú, se mide por la cercanía o la lejanía. La mayoría de niños, me dice el director, habitan en las faldas del nevado Colque Cruz, o en la cumbre de los cerros.  

Después de un par de días, Ralph se siente exhausto, aterido, hambriento y dolorido. Mira a los habitantes de Lares, que simplemente siguen adelante, sin hacerse muchas más preguntas y comprende, porque lo comprende, que cuando tienes que sobrevivir, no cabe espacio ni tiempo para lamentarse por nada.

Hemos cruzado el valle de postal. Hemos soportado el frío y la falta de oxígeno en los pulmones. Nos hemos detenido varias veces a mitad de camino para recobrar fuerzas. Hemos envidiado a los extranjeros echados sobre bellos campos de papa. Hemos sentido el punzón de los peñascos en los pies. Nos hemos doblado los tobillos no pocas veces. He querido volverme a Lares porque ya no soportaba caminar y caminar y caminar sin llegar a nuestro destino. He renegado y me he arrepentido: quejarse aquí es una pérdida de tiempo.

Lee completo «Un imperio pobre, la vida en el valle peruano de Lares» (solo para suscriptores). Un magnífico Paso de Ralph Zapata Ruiz en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


Xavier Aldekoa: contar un continente que no se puede contar

Hacer entrevistas promocionales siempre es algo agotador, por muy emocionado que estés por la salida de tu libro. Xavier Aldekoa sonríe, cansado de responder un poco siempre a las mismas preguntas, pero está contento y se le nota. Hay una entrevista con nuestro director, Pere Ortín, sí, pero primero comparten comida (hummus, guacamole, arenques…) y una conversación larga y tranquila.

Sin nostalgia, intercambian recuerdos y nombres de viejas redacciones donde el periodismo estaba sobre cualquier otra consideración, aunque ahora esté bajo sospecha y vayan marchándose poco a poco los antiguos «maestros» o los «referentes». Donde un «enviado especial» lo era de verdad, y no un corresponsal por cuenta propia que se busca la vida como puede, aunque luego los medios se vanaglorien de sus reportajes.

En seguida se ponen sobre la mesa nombres como René Caillié o libros como El corazón de las tinieblas, pero sobre todo Un capitán de quince años de Julio Verne, quizás el libro que terminó de empujar a Aldekoa hacia África y el periodismo. Un periodismo que solo funciona cuando los demás abren sus puertas y su corazón y cuentan sus historias al reportero.

Ambos quisieron ser periodistas en África, y lo consiguieron, aunque a diario —cada uno a su manera— se encuentra con preguntas que no saben responder: ¿Cómo hablar de aquello que no se puede contar? ¿Cómo hablar de sufrimientos insufribles, de hambres que uno no padece, de mitos que no conoce, de ideas que no comprende? ¿Cómo describir paisajes o situaciones o sentimientos que superan el entendimiento y que se presentan muy a menudo? ¿Se puede combatir el cliché pesimista sobre África? ¿Sirve para algo esto que hacemos?

Entrevistador y entrevistado, o mejor conversadores, llegan a la conclusión de que en el fondo da igual, y que en Níger, en Calcuta, en Hong Kong o en un campo de refugiados del Este de África el cronista se nos presenta como una máquina de hacer y de hacerse preguntas, esa idea que no dejamos de repetirnos en ALTAÏR MAGAZINE.

Siguen hablando Xavier y Pere, antes de encender la cámara, de los compañeros de viaje de Aldekoa, como Júlia, Rodrigo, Barry, Javi o Jordi. De su hija de 8 meses. De otros periodistas, del magnífico trabajo que están haciendo en América Latina. Y también del pap, su plato africano preferido, una especie de pasta de mijo, que es la base alimentaria para millones de familias africanas. Un poco soso, pero «mejora cuando se acompaña con más cosas. Como la vida.»

La entrevista con Xavier Aldekoa en las Voces de ALTAÏR MAGAZINE.

Hoy, jueves 27, a las 19:00, presentación del libro Océano África en la librería Altaïr de Barcelona, en la que Xavier Aldekoa estará acompañado por Jordi Basté y Pere Ortín.

Share Button


Contar Palestina e Israel en viñetas

«Joe Sacco defiende que la objetividad no deja de ser una rémora a la hora de afrontar sus trabajos. Solo la primera persona le proporciona datos de utilidad. Defiende el trabajo en el cómic: “La ventaja de un medio intrínsecamente interpretativo como el del cómic está en que fomenta la relación personal del dibujante con cualquier sujeto que tenga a mano. Para bien o para mal, el cómic es un medio inflexible, obliga al periodista de cómics a tomar decisiones, y esto es parte del mensaje”.»

Desde hace unos años, el cómic se ha convertido en el medio de elección de muchos autores para intentar explicar o analizar de algún modo el intrincado laberinto que es el conflicto palestino-israelí. Fran García, nuestro experto en cómic y agitador cultural de cabecera en ALTAÏR MAGAZINE, ha hecho un recorrido por las novelas gráficas que mejor han tratado esta contienda, seguramente entre las más duraderas de la historia.

cronicasdejerusalenbaja«La fuente de este problema histórico se pierde en la noche de los tiempos. Es tan antigua como antiguos son los pueblos que participan en esta cruenta disputa», dice Fran García, para a continuación explicar que el cómic se ha centrado en los conflictos surgidos tras la Segunda Guerra Mundial y la creación del estado de Israel. Así, parte de Jerusalén, de Boaz Yakin y Nick Bertozzi, situado en ese momento del siglo xx, para llegar a la ya emblemática Crónica de Jerusalén, de Guy Delisle. Fran examina desde cómics que reflexionan sobre el pasado, como el Not the Israel my parents promised me de Harvey Pekar o Metralla de Rutu Modan, hasta miradas al presente de Israel, como Una judía americana perdida en Israel de Sarah Glidden, o de Palestina, como Saltar el muro, la colaboración entre el francés Maximillien Le Roy y el palestino Mahmoud Abu Srour; para terminar con una crónica periodística como la del maestro Joe Sacco, cuyas palabras abren esta entrada de blog.

Palestina: en la franja de Gaza (Planeta) y Notas al pie de Gaza (Mondadori) reconstruyen las miserias de unos para sobrevivir y las de otros por infligir esa misma miseria. Sacco encuentra en su puzzle de entrevistas y anotaciones, de experiencias y voces, la verdadera cara del horror. Los checkpoints, el muro, el hambre, la desesperanza de unas gentes abocadas a no tener futuro.

Franjas y países. La novela gráfica en el conflicto palestino-israelí, por Fran García (solo suscriptores). Pasos en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


360º alrededor de Dakar

Recuerdo como si fuera hoy la primera vez que fui a Dakar, en compañía de mi madre. La noche antes no había podido pegar ojo. Estaba ansiosa y emocionada. También tenía un poco de miedo. Miedo de no poder adaptarme, miedo de perderme. Para mí, que entonces tenía once años, Dakar no era una ciudad como las otras a las que ya había ido, siempre acompañada por mi madre. Creía que Dakar ni siquiera se encontraba en Senegal, ni en ninguna otra parte del mundo. Dakar tenía que estar en una región lejana en la que vivían seres extraordinarios, diferentes de los habitantes de mi pueblo. ¿Quizás Dakar estaba en otro planeta?

Así empieza el texto que nos ofrece la escritora Ken Bugul en el próximo monográfico 360º de ALTAÏR MAGAZINE. Bugul (seudónimo de Mariètou Mbaye Biléoma) venía de la provincia de Ndoucoumane, tierra de baobabs, y su idea de la capital senegalesa seguramente no era muy distinta de la que se puede tener en otros lugares: mítica, misteriosa, desconocida, caótica, frenética. Tan acertada o equivocada como cualquier idea preconcebida.

Dakar es el nuevo destino de los monográficos 360º de ALTAÏR MAGAZINE, como siempre lejos de la postal y de las guías al uso. La capital de Senegal es el gran polo urbano de África Occidental, una urbe en crecimiento, sometida a las mismas tensiones que se observan en todas las grandes ciudades del continente pero exhibiendo con orgullo una vida cultural en ebullición y nuevos fenómenos políticos y sociales. Una capital dinámica que nos lanza de lleno a la contemporaneidad africana.

Narraciones, crónicas, ensayos, entrevistas, fotografías… Contenidos hechos por autores locales, desde dentro: desde las imágenes del fotodocumentalista Mamadou Gomis hasta los textos de Ken Bugul, Boubacar Boris Diop, Saly Wade y muchos más que nos llevarán de viaje por Dakar como nunca antes habíamos visto.

Historias exclusivas, una visión diferente del viaje como máquina de hacer y hacerse preguntas. Este diciembre, Dakar en ALTAÏR MAGAZINE.

Share Button


Jan Morris, el viaje y el esfuerzo

Trieste, uno de los lugares esenciales en la bibliografía de Jan Morris, fotografiada por Ludovico Sinz.

 

Viajar es esforzarse, dice Jorge Carrión en su último texto de «La tradición inquieta» para los Pasos de Altaïr, dedicado a la historiadora y viajera Jan Morris. «Lo dice la propia etimología: “travel” procede del francés “travail”; la palabra “journey” lleva en su genética “journée”, jornada, día de trabajo». Viajar como algo opuesto a «vacaciones», viajar como acción, como esfuerzo.

A los treinta y siete años, esto es, en 1963, publicó Cities (1963), un ensayo con las setenta ciudades más importantes del globo como escenario del yo. Por tanto, a los treinta y siete años ya había dado, de un modo u otro, la vuelta al mundo. Varias veces.

A los 37 años Jan Morris ya había cubierto la expedición de Hunt al Everest, había conocido al Che Guevara o al sultán de Omán, había cubierto el juicio al nazi Eichmann en 1961. A los 37 años Jan Morris ya llevaba casada catorce años, había tenido cinco hijos y todavía se llamaba James Morris. Poco después empezó su proceso de transformación en mujer, culminado con su operación de cambio de sexo en 1972.

Jorge Carrión explica en su Paso de ALTAÏR MAGAZINE que nadie mejor que ella supo describir aquel proceso en una de las piezas claves de Un mundo escrito (1950-2000). Y continúa Carrión:

A ese proceso, que demuestra que tanto la identidad (altamente inestable) como el cuerpo (dos tercios de agua) son líquidos, que sólo nuestros esfuerzos múltiples solidifican para hacerla soportable, dedicó el volumen Conundrum (1974; El enigma, en su traducción en español), que se centra en su propia metamorfosis, que —como toda—, no fue instantánea, sino el resultado de una década de tratamiento hormonal. Que la operación final se hiciera en Casablanca no deja de ser revelador.  Marruecos es la tierra de todos y de nadie para algunos de los miembros de la tradición inquieta. Y Morris tuvo que dejar, también, su huella personal y literaria sobre ella.

En los últimos cuarenta años Morris ha sido una cronista del mundo y de lo global, aparte de otras muchas cosas (por ejemplo novelista). Sigue junto a la misma persona con la que se casó hace más de sesenta años y, como dice Carrión, su vida es el mundo:

Un mundo escrito amplía el campo de acción y de batalla y de esfuerzo. La vida de Morris es el mundo. Lo real interactúa con lo íntimo, pero es analizado desde una perspectiva profesional: «Pocas veces me impliqué a fondo en los asuntos que describe este libro. Me mantengo al margen por naturaleza, observo por profesión, me atrae la soledad y me he pasado la vida mirando cosas y hechos y analizando su efecto en mi sensibilidad concreta». 

«Jan Morris. Cambios de género» (sólo para suscriptores), segundo capítulo de la serie «La tradición inquieta» de Jorge Carrión.

Share Button